Buscar
Búsqueda en los contenidos de la web

Búsqueda avanzada

Zona Privada
Acceso al área privada de la web

ONG CESAL
Llámanos!900 242 902
 
clesp_modal_seguir

Mi compra

carro vacío

Un Día del Trabajo cargado de futuro

Día Mundial del Trabajo

En este Día Internacional del Trabajador fijamos nuestra mirada en tantas personas que se esfuerzan incansablemente por lograr un empleo para tener un sustento y una autonomía para sí y sus familias. CESAL, desde hace años, pone el foco en dar una oportunidad a jóvenes y adultos en situación de gran vulnerabilidad para que no le falte una oportunidad de integración sociolaboral a nadie.

Nuestra formación en oficios ha seguido incansablemente durante toda esta época tan crítica de la COVID-19. Hace unos meses ante la emergencia sanitaria nos vimos, como tantos otros, obligados a paralizar la formación presencial. Al poco tiempo, al poner en marcha cocinas de emergencia, nos encontramos con una realidad que nos desbordó: la avalancha de voluntariado por parte del alumnado y ex alumnado que se prestó desinteresada e incansablemente a cocinar para las familias que más lo necesitasen.

Esta ha sido una gran lección que se ha visto reforzada al volver a poner en marcha los cursos, “los números de solicitudes a la formación se han disparado por encima de lo que estaban antes de la COVID-19. La situación está mucho más marcada por la precariedad laboral y los jóvenes son uno de los colectivos que más la padecen”, señala Elisabetta Cremonesi, técnica del área de formación de jóvenes.

“En CESAL hemos apostado, según la situación lo ha ido permitiendo, por volver a la formación para el empleo de manera presencial porque los jóvenes a los que va dirigida nuestro proyecto formativo tienen grandes necesidades y, en la mayoría de ocasiones, no cuentan con medios tecnológicos ni personales para poder seguir los cursos telemáticamente”, completa Cremonesi.

Día Mundial del Trabajo

Son muchas las aspiraciones por las que el alumnado acude a los cursos de formación, Mohamed, alumno de cocina, confiesa que sus padres han sido su gran motivación. “Sé que si le pongo ganas, si lucho, podemos cambiar nuestro día de mañana y ayudar a nuestras familias. Mis padres tienen muchas necesidades y yo todo esfuerzo lo hago por ellos, para ayudarles con el dinero que pueda ganar”.

Como él, Joan, alumno de servicio en sala, espera encontrar un trabajo para poder sostener a su familia: “hago este curso porque tengo una hija a la que dar un futuro, no pienso por mí mismo. Pienso en ella. Tengo que trabajar, salir adelante y no depender de mis padres”.

Por su parte, Nicolás, alumno de Jardinería y Paisajismo, ha descubierto la que puede ser su vocación en un curso de CESAL. "Me inscribí en el curso de jardinería y confieso que a mí al principio la jardinería no me entusiasmaba, pero quería probar. No veía claro cómo podría ser mi futuro y esta podría ser una gran posibilidad y así está siendo. Me está gustando mucho la jardinería, le estoy cogiendo cariño, y sobre todo a mis compañeros". Porque si algo destaca Nicolás es a sus compañeros, "de verdad que ya considero a mis compañeros parte de mi familia. Compartimos muchos momentos y nos cuidamos mucho".

Cristina Martín, responsable de empleo de CESAL, coincide con Elisabetta en que , en este Día Mundial del Trabajador, “es necesario el acompañamiento más personalizado de las personas en un momento en el que nuestro trabajo se ha visto duplicado tanto en número de solicitudes de ayuda como la profundidad de estas, pues no sólo vienen buscando trabajo sino mucho más”.

“Las empresas del sector servicios están volcadas en este momento tratando de crear puestos de empleo y buscar un impulso para paliar la crisis. En el caso de nuestro curso de limpieza, hemos tenido una inserción de un 50%. Además, estamos en un momento en el que la asistencia a domicilio está siendo muy importante y solicitada, ahora está volviendo a haber inserciones”, completa Martín.

Durante los próximos meses, e incluso años, tendremos el reto de trabajar con y para la inserción de numerosas personas en riesgo que, durante esta pandemia, se ven en una situación especialmente vulnerable. Por esto, Cristina Martín, apunta que “CESAL sigue y seguirá apostando por los colectivos vulnerables y el apoyo individualizado a las personas, adaptándonos a las necesidades del mercado laboral para que nadie se quede atrás”.

Los cursos de formación de hostelería para jóvenes de CESAL son posibles gracias a la financiación del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones y al Fondo Social Europeo. Los cursos de Jardinería y Atención al Cliente son posibles gracias a la Subvención del 0,7% del IRPF de la Comunidad de Madrid y a la financiación de la Fundación Montemadrid y CaixaBank.

Los cursos para adultos de limpieza de edificios e instalaciones, atención al cliente y certificado de profesionalidad sociosanitario son posibles gracias a la financiación del Ministerio de Inclusión, Migraciones y Seguridad Social y el Fondo Social Europeo.

<< volver