Buscar
Búsqueda en los contenidos de la web

Búsqueda avanzada

Zona Privada
Acceso al área privada de la web

ONG CESAL
Llámanos!900 242 902
 
clesp_modal_seguir

Mi compra

carro vacío

La familia, primera escuela de la vida

La familia, primera escuela de la vida

46 familias finalizaron el proceso de consejería familiar, modelo de intervención familiar que CESAL El Salvador, utiliza en la búsqueda de aquellas fortalezas ocultas en la familia, de manera que sean activadas para que, la familia se convierta en una fuente más eficaz de protección y guía para la niñez y juventud.

El programa se ejecuta a través del proyecto: “Previniendo la violencia infantil, juvenil, y de género y trabajando hacia la resiliencia de las familias y comunidades del área metropolitana de San Salvador”, es financiado por la Junta de Andalucia y ejecutado por CESAL en coordinación con la Secretaria de la Mujer y la Familia, de la Alcaldía Municipal de San Salvador. El proyecto tiene una duración de 24 meses y busca intervenir a 100 jóvenes y sus familias dividido en dos promociones, con el programa de “consejería familiar”, el cual consiste en brindar un acompañamiento a cada joven y su familia por 7 meses, durante este periodo se crea un vínculo cercano entre una familia y un consejero que brinda consejería familiar e individual. Algunos de los resultados que se esperan a través de dicha intervención: es la mejora de la comunicación familiar, crear espacios de resolución de conflictos, identificar redes de apoyo en las familias y promover espacios de sana convivencia en el hogar.  

La familia, primera escuela de la vida

El modelo utiliza dos estrategias: La estrategia horizontal, es decir aumentar el poder de "atraer" de la familia mediante el fortalecimiento de los patrones de supervisión en la familia y la estrategia vertical, cuyo objetivo es aumentar el poder de "atraer" de la familia al conectarla a una historia y red de relaciones rica y multigeneracional. “Me emocionó la idea de participar en este programa, justo después de la pandemia, pues fue tener una ayuda extra y un apoyo en el sentido de las emociones para ayudar a mi hijo, porque todo lo de la pandemia afecto bastante” mencionó Wendy Guadalupe Villalta de Roque, madre de familia participante del programa.

El joven participante del programa, es identificado a través de una herramienta de Medición de Comportamientos de Riesgo (IMC), a esta evaluación le sigue una intervención de seis fases. Actualmente se han identificado para la segunda promoción, a 58 familias nuevas que inician en el proceso de consejería familiar, el cual les permitirá reforzar los puntos fuertes que se tienen dentro del hogar y transformarlos poco a poco en gestos sencillos de cariño que antes no se encontraban.

<< volver