Newsletter

 Buscar
Búsqueda en los contenidos de la web

Búsqueda avanzada

Zona Privada
Acceso al área privada de la web

ONG CESAL
Llámanos!900 242 902
 
Estás viendo...

Mira con sus ojos. Nos ponemos Manos a la Obra por Venezuela

Entre 2016 y 2019 se ha multiplicado por más de 6 el número de personas que han migrado de Venezuela. A día de hoy, más de 4,7 millones han salido del país y se estima que a finales de 2020 la cifra alcance los 6,4 millones de personas. Según Eduardo Stein, Representante especial de ACNUR y de la Organización Internacional para las migraciones (OIM), Venezuela superaría en 2020 el fenómeno migratorio sirio.

La migración es una de las consecuencias de la crisis humanitaria que padece hoy Venezuela. Sin embargo, desnutrición, falta de acceso a medicamentos básicos o a servicios esenciales como el agua, la electricidad o a alimentos son carencias que viven a diario quienes permanecen en el país. Se trata de una realidad impensable años atrás en uno de los países con más riquezas naturales del mundo y motor de económico de América del Sur durante mucho tiempo. 

Venezuela migrantes refugiados campaña infancia pobreza hambre

En Venezuela nadie es ajeno al fenómeno migratorio, incluso las familias más pobres han decidido agotar sus escasos recursos para que un miembro de la familia pueda salir del país. Encontrar un trabajo fuera que proporcione medios de vida. Las remesas enviadas desde exterior son las que permiten sobrevivir a las familias

La vida tampoco es fácil para los millones de personas que han abandonado Venezuela.  A países como Perú han llegado, a día de hoy, más de 885 mil, y un 85% se encuentra en situación laboral precaria o están desempleadas. Tras realizar un largo recorrido hasta destino, dejando atrás lo que se ha ido construyendo a lo largo de una vida, empezar de nuevo en un entorno nuevo y desconocido, y en ocasiones hostil, constituye una ardua tarea. 

En los países de destino, las personas migrantes se enfrentan a grandes retos como la necesidad de asistencia médica urgente. La precaridad sanitaria en Venezuela hace que muchas veces lleguen con complicaciones médicas graves. Otra de las urgencia es acceder al mercado laboral como única forma de sostener a sus familias en Venezuela y poder normalizar sus propias vidas. Sin embargo, en algunos países su situación pasa a ser casi de semiesclavitud y la infancia no goza de derechos tan fundamentales como el derecho a la educación.  

La llegada a un nuevo país no supone el final del viaje para muchas de las personas que migran, y además de enfrentarse a la reconstrucción de sus vidas tienen que sortear grandes barreras que levanta en ocasiones la sociedad de acogida. La incomprensión, el rechazo, la indiferencia, el desinterés, la falta de empatía son muchas veces consecuencia de nuestros propios miedos, de nuestra propia ignorancia y desconocimiento. 

Con la campama Manos a la Obra de este año, desde CESAL te invitamos a que te abras y ayudes a otras personas a mirar de forma distinta a quienes no han visto más opción que dejarlo todo atrás y buscar la esperanza de un futuro digno lejos de su país.

Este año, queremos que mucha personas se abran, se conmuevan y nos ayuden a hacer realidad miles de sueños en Venezuela, en Perú y en España. 

Con la campaña Manos a la Obra de este año, queremos "mirar con sus ojos" tres realidad que se están dando de forma paralela en países como Venezuela, Perú y España. Países distintos donde vamos a apoyar, con tu colaboración tres proyectos que mejorarán las vidas de venezolanos y venezolanas.

Venezuela migrantes refugiados campaña infancia pobreza hambre

¡Súmale a la Infancia. Réstale al Hambre!

En Venezuela, contribuiremos a proporcionar 1 comida nutritiva al día a 400 niños y niñas de El Tocuyo y Carúpano. A la vez que formamos a 60 mujeres en gastronomía, que permitirán mejorar la alimentación familiar y poner en marcha pequeños negocios.

Venezuela migrantes refugiados campaña infancia pobreza hambre

Reconstruir sus vidas

En Perú, proporcionaremos ayuda básica, de primera necesidad a familias migrantes,  que han llegado hasta Huachipa, donde trabajamos desde hace más de 20 años. De forma paralela, ofreceremos formación para la integración social y laboral. 

Venezuela migrantes refugiados campaña infancia pobreza hambre

Mujeres que miran al futuro

En España, podremos en marcha un programa especial dirigido a mujeres migrantes que se encuentran solas en nuestro país con sus hijos e hjijas. Su prioridad es trabajar y recibirán formación y orientación laboral. 

¡MIRA CON SUS OJOS!

DONA

<< volver

Suscríbase al newsletter