Ecuador
intro

A pesar de los avances que ha experimentado el país en estos últimos años en materia de educación y esperanza de vida, Ecuador sigue siendo un país en el que la desigualdad y la pobreza en zonas rurales es llamativa.

Desde el año 2007 contribuímos a mejorar las condiciones de vida de poblaciones de zonas vulnerables y a lo largo de los últimos años CESAL y la Fundación Sembrar han apostado por mejorar las condiciones de los barrios del noroccidente de Quito, como una forma de abordar la prevención de la violencia. La crisis económica, los bajos niveles de gobernanza y el terremoto ocurrido en Manabí en el año 2016, llevaron a CESAL a poner en marcha un programa junto con la organización AVSI con el fin de trabajar con las poblaciones afectadas.

En todas nuestras intervenciones buscamos el cambio y el desarrollo de las personas para que asuman el papel protagonista de sus vidas, clave para el desarrollo de sus comunidades.

En primera persona

Korina testimonio

“Antes de que el proyecto Tejiendo Redes llegase a nosotros, no quería enseñar a mi hija a tejer porque la confección de sombreros de paja toquilla no era un negocio rentable. Gracias a la ayuda que recibimos con las capacitaciones y la entrega de maquinaria para la finalización de los sombreros, estamos creciendo y fortaleciéndonos como asociación, soñamos en grande por un futuro mejor.”

KORINA PALMA GARCIA, de Picoazá, Portoviejo, en Ecuador, es parte de Asociación de Mujeres Tejedoras de la Paja Toquilla, apoyado por CESAL, donde recibe atención.

(más testimonios...)

El trabajo en imágenes

Ecuador: dos años después del terremoto
beneficiarios proyecto Ecuador

Se cumple un año del comienzo del Proyecto “Fortaleciendo a la Sociedad Civil tras el terremoto: hacia un desarrollo social y económico inclusivo y participativo”, el cual tiene como objetivo desarrollar la participación ciudadana y el crecimiento sostenible e inclusivo en las parroquias de Andrés de Vera y Picoazá del cantón Portoviejo (Manabí, Ecuador) a través de iniciativas sostenibles, inclusivas e innovadoras, haciendo que la población logre un desarrollo socio-económico.

Beneficiario proyecto Ecuador

Ambas poblaciones se encuentran en riesgo de exclusión social y forman parte de Portoviejo, una zona cuya situación de desigualdad social se vio incrementada por el desastre natural que azotó el país el pasado 16 de abril de 2016.

El convenio tiene una duración total de 30 meses y cuenta con una inversión de 754,951 euros, el 74,90% de la cual corresponde a financiación de la Unión Europea. CESAL forma parte del convenio como entidad colaboradora, junto con la Fundación italiana AVSI, el GAD Portoviejo (Gobierno Autónomo Descentralizado de la ciudad de Portoviejo), la CUET (Corporación Universitaria Estudio y Trabajo) y la Fundación CRISFE, expertos en capacitación para la creación de emprendimientos, base y reactivación de las zonas periurbanas deprimidas económicamente.

Los beneficiarios de este proyecto son aquellos pertenecientes a las cadenas de valor de los sectores artesanal, comercial y agrícola. La intención es mejorar el desarrollo socieconómico y las aptitudes para la inserción laboral con el fin de lograr el incremento de la renta de la población de los sectores vulnerables de las parroquias urbanas de Picoazá centro (Picoazá) y Los Florones (Andrés de Vera).

Beneficiarios proyecto Ecuador (1)

Quedando año y medio para la finalización del proyecto, los resultados entre los que se divide la actuación se encuentran a la mitad de su alcance:

- En el resultado 1, se busca fortalecer la sociedad civil, tanto a nivel individual como grupal, para que las personas y los grupos desarrollen capacidades de participación ciudadana con el objetivo de incidir en el desarrollo local de los sectores. Para ello se ha llevado a cabo la creación de Comités Locales en representación de los dos sectores urbanos sobre los que se está trabajando.

- En el resultado 2, se desarrolla la elaboración y consecución de un Plan de desarrollo económico en el que se contempla fomentar las cadenas de valor de Los Florones (cadenas agrícolas) y Picoazá (cadenas vinculadas al tejido de paja toquilla y al comercio informal).

- En el resultado 3, se pretende fortalecer dichas cadenas de valor para el mejoramiento de la productividad de los tejedores, comerciantes y agricultores, mejorando así su desarrollo socio económico, e impulsando la inserción laboral del sector poblacional más vulnerable.

Con el trabajo y compromiso en todas estas acciones de fortalecimiento de la sociedad civil se consigue aumentar la calidad de vida de los sectores más empobrecidos, consiguiendo con esto la unión de la comunidad gracias a su toma activa de conciencia y actuación en los procesos que significan un impacto positivo en sus vidas.

Cómo 15 horas de prácticas y 2 de teoría pueden cambiar sus vidas
Jóvenes empleo vulnerables ecuador ong cesal

¿Qué tienen en común jóvenes como Helen, Pamela, Dario, Jonathan, Jairo y Fernando? En primer lugar, que viven en Pisulí y La Roldós, barrios marginales del Noroccidente de Quito, en Ecuador. Algunos son vecinos y amigos desde la infancia; otros solo se conocen por vivir misma zona. Pero más allá del vínculo geográfico, les unen otras muchas experiencias.  

En Ecuador, el acceso a las universidades públicas no es fácil, a pesar de los esfuerzos del Estado por aumentar la oferta académica de estudios superiores. Esta realidad nacional tiene un reflejo particular en estos barrios que se caracterizan por su pobreza, y contribuye a reforzar el círculo de la exclusión, del que es difícil escapar.

Jóvenes exclusión ecuador ong cesal

La ecuación es parecida en entornos pobres: jóvenes que han desistido en su formación y desarrollo para atender las necesidades apremiantes de sus hogares, que optan por empleos informales o subempleos; algunos con responsabilidades de paternidad temprana para las que no fueron preparados; frustración y desesperanza que muchas veces se vuelcan en violencia intrafamiliar, alcoholismo y drogadicción, problemas que, con el paso del tiempo, se van convirtiendo cada vez en más críticos.

Helen, Pamela, Darío, Jonathan, Jairo y Fernando, protagonistas de nuestra historia, viven en un distrito catalogado como “zona roja” y tal vez por esto hayan sido víctimas de prejuicios sociales, raciales y culturales.

Desde hace un tiempo estos seis jóvenes tienen algo más en común. Junto a otros diez, han participado en el curso de gastronomía “Saliendo Adelante” organizado con el apoyo del Ayuntamiento de Málaga.  La dinámica de sus vidas está cambiando gracias a las casi 200 horas de formación recibidas y combinadas con prácticas profesionales.

Jóvenes exclusión ecuador ong cesal Ayuntamiento Málaga

A esta experiencia satisfactoria han contribuido otros actores, como Bill Letiery, reconocido chef y dueño del restaurante “Carmine Gastronomía y Arte”, que ha dado su disponibilidad “ad honorem” para supervisar las prácticas movido por su generosidad y el deseo de transmitir sus conocimientos a nuevas generaciones a modo de “legado”. La Escuela de Hospitalidad y Turismo de la Universidad de Las Américas (UDLA) ha contribuido en el diseño de la estructura curricular del curso y en la identificación de los instructores teóricos. La colaboración de la UDLA forma parte de un Convenio de Cooperación establecido en 2015 con la Fundación Sembrar, organización socia de CESAL en Ecuador.

Los 29 jóvenes aspirantes al programa de formación participaron en las pruebas de selección. Estas consistieron en tres talleres de cocina, en los que tenían que elaborar menús que luego serían degustados por un grupo evaluador. En esta fase previa el objetivo era descubrir el grado de compromiso de algunos jóvenes y el nivel de esfuerzo que estaban dispuestos a hacer.

A los 16 jóvenes finalmente seleccionados, el curso les ha servido no solo para aprender cocina y conocer las normas sanitarias y de higiene en la preparación de alimentos, también han aprendido a cuidar su aspecto, pasaron de llegar desaliñados a los talleres al principio a valorar la importancia de su imagen para la obtención de un puesto de trabajo, y a mejorar su actitud general, que han mejorado jornada tras jornada.

jóvenes ecuador exclusión cesal

Las 15 horas de formación práctica y las 2 horas de teoría que han recibido durante tres meses pueden significar un antes y un después en la vida de estos chicos y chicas. En este tiempo han “aprendido haciendo” cómo atender a la clientela, cómo atender una cocina y muchas más aptitudes necesarias para su desarrollo profesional. Siete han sido valorados para ser contratados en eventos que requieren servicio y elaboración de platos. Vemos así los primeros resultados tangibles.

Sin embargo, lo más importante ha sido el profundo impacto que ha tenido sobre su compromiso, sobre su desempeño, sobre la pasión contagiosa que han desarrollado por la restauración y la gastronomía, sobre su capacidad de sacrificio y su motivación para apoyarse unos a otros y para dar testimonio a otros chicos y chicas de que existen opciones diversas que pueden permitirles mejorar sus condiciones de vida.

Han evidenciado que nuestras vidas son poderosamente impulsadas cuando descubrimos que podemos ser útiles, sea cual sea la condición social o la función que desempeñemos, que el valor del trabajo es la realización de la persona.

Embajadores de la Unión Europea visitan proyectos de desarrollo de CESAL y AVSI en Picoazá, Ecuador
Embajadores en Ecuador

En el marco del proyecto “Fortaleciendo a la Sociedad Civil tras el terremoto: Hacia un desarrollo social y económico inclusivo y participativo” ya conocido popularmente como “TEJIENDO REDES”, la Asociación de tejedoras del sitio Milagro de la Parroquia de Picoazá ha recibido a la misión de Embajadores de la Unión Europea, encabezada por la Embajadora Marianne Van Steen, acompañada de las embajadoras de Hungría y Reino Unido, los embajadores de Francia y Alemania, el Ministro Consejero de la Embajada de España, el Co Director del Fondo Italo Ecuatoriano y el Primer Secretario de la Unión Europea Vincent Ringenberg.

tejedoras ecuadorianas

Entre los objetivos del proyecto, se busca fortalecer y reforzar tanto las cadenas de valor de los sectores artesanales, comercial y agrícola, como mejorar las aptitudes de inserción laboral. Ambos objetivos tienen como fin último mejorar el desarrollo socioeconómico de la población más vulnerable de las parroquias de Picoazá y Florones, a la vez que conservar una de las tradiciones más arraigadas de la zona, el tejido de la “paja toquilla”.

Margarita García, presidenta de la asociación, tejedora desde hace más de 60 años por tradición familiar, expuso ante los embajadores el proceso de elaboración del tejido y compartió las principales inquietudes del colectivo. Entre las dificultades, Margarita destacó la falta de la maquinaria necesaria para realizar los acabados de los sombreros, por lo que tienen que vender los productos sin terminar, a bajo precio, y al final el beneficio queda en los intermediarios.

Margarita García, en nombre de las tejedoras de la zona, agradeció el apoyo prestado con este proyecto, que significará una oportunidad de revertir la situación y mejorar.

`Yo quiero estar aquí`

Queridos amigos:

Continúan las tareas de rescate que tiene visos de durar más de lo esperado. Sería necesario demoler, pero la posibilidad de que existan personas con vida, genera inseguridad. Faltan los medios también. Edificios de más de cuatro plantas, entre ellos dos hospitales, que por ahora nadie atiende, esperan con un retorcido silencio. Lo peor, la oscuridad nocturna de algunos sectores y los asaltantes. Las fuerzas de seguridad están ocupadas en impedir el acceso a las zonas más afectadas. Son interminables las filas de personas esperando los víveres, más por ansiedad y temor por lo que pueda volver a pasar, que por verdadera escasez. Las tiendas todavía no están vacías.

Desde el equipo de gobierno local trabajamos con pasión, algo descoordinada quizás, por responder a la emergencia. Se han formado cuadrillas de técnicos, docentes, trabajadores sociales, expertos internacionales, para identificar a las personas que deben ser evacuadas y realizar el conteo de los daños materiales. Cadenas humanas se organizan para agrupar y repartir las bolsas de comida y agua, que poco a poco comienzan a llegar. Desde la Coordinación de Asentamientos y Hábitat de Portoviejo abriremos camino para los próximos procesos de reubicación.

Poco a poco, nos vamos encontrando y saludando con un abrazo afectuoso o una mirada de reconocimiento. Hay dolor en algunos rostros, pero es una gran ocasión para darnos cuenta los unos de los otros. A veces asalta una duda, ante el desconcierto inicial. Parecería más útil estar en otro sitio. En este momento, un compañero del municipio, se dirige a mí y me desafía: “¿Por qué está usted aquí? Si yo hubiera podido me habría ido corriendo a España”. Le he sonreído: “Yo quiero estar aquí”. Se ha ido pensativo; yo me he quedado agradecida por entender que la presencia de los unos para los otros es más grande que nuestras limitadas acciones.

Un gran abrazo,


Rosa Fernández, Coordinadora de Asentamientos y Hábitat en la Empresa
Pública Municipal de Vivienda de Portoviejo. Arquitecta, voluntaria y
ex directora de CESAL Ecuador.

Portoviejo, noche del 19 de abril de 2016

CESAL lanza una campaña de recaudación de fondos para apoyar a las víctimas del terremoto en Ecuador, el más grave desde 1979. 

• Nuestro objetivo es asegurar que la población acceda a recursos básicos como alimentos, agua y medicamentos, complicados de encontrar en estos momentos. 

• CESAL trabaja desde 2007 en la Provincia de Manabí, en la zona costera de Ecuador donde se ha producido el desastre. 

SI DESEAS APOYARNOS NO DUDES EN CLICAR AQUÍ

Carta abierta desde Portoviejo, Ecuador. Dos días después del terremoto.

Esta carta nos ha llegado de Rosa Fernández, ex directora de CESAL Ecuador y actual voluntaria en terreno, desde Portoviejo, Ecuador, una de las zonas más afectadas por el terremoto.

En la carta podéis ver el nivel de destrucción causada por la catástrofe, así como el llamamiento que desde allí realiza nuestra compañera a seguir apoyando para conseguir normalizar la situación lo antes posible.

Carta abierta desde Portoviejo, Ecuador. Dos días después del terremoto.

Queridos compañeros:

El terremoto me sorprendió en el aeropuerto de Guayaquil, camino hacia Portoviejo. Horas de angustia porque las comunicaciones estaban cortadas. No había forma de contactar con nadie y el avión no despegaba.

Finalmente me encuentro en Portoviejo. Esto es un caos, aunque estoy tranquila e intento mirar hacia delante de manera positiva. Ponerme manos a la obra de forma inmediata. Al llegar a casa por la noche comenzamos a recoger las cosas rotas que nos hemos encontrado por el suelo y valorar los desperfectos (no han sido muchos).

En la calle hay montañas de escombros en solares donde los edificios han caído totalmente. Bajo los escombros hay personas fallecidas; empieza a oler mal. Aún no se sabe la cifra. En todo el país se cuentan más de 400 personas. No hay datos oficiales.

La mayoría de las familias se han refugiado en los zaguanes de las casas, el clima de Portoviejo lo permite. Se han ayudado por grupos. Los que no logran estar en las casas, se están alojando en el aeropuerto, bajo carpas. Estuve por la tarde noche allí, y había llegado ya un contingente mínimo de tiendas de campaña.

Hay mucho nerviosismo por las posibles réplicas. La tierra sigue temblando. Se vive la angustia de buscar el mejor lugar para dormir con tus seres queridos; el famoso triángulo de la vida. Toca recordar que la vida de los que queremos no depende de nosotros, en última instancia, para encontrar un poco de paz.

He conseguido hablar con los Jorges y con Rita (miembros del equipo de CESAL), todos están bien. De nuestro equipo, todo el mundo está bien, también sus familias. Es un milagro viendo la destrucción que hay a mi alrededor.

De lo que he podido ver, la zona más dañada ha sido el centro histórico, la peor construida, donde vive mucha gente humilde. También en las laderas, las de San Pablo y Cimarrón, algunas casas han caído. Frente a Picoazá, unas viviendas construidas pegadas al río también han desaparecido, así como en La Loma.

Se han derrumbado hoteles, la Clínica San Antonio, el edificio del IES de 9 plantas…; han caído o se han resquebrajado y tuvieron que evacuar a todo el mundo. Caminando, delante de mis ojos, he visto cómo se derrumbaba un edificio.

Las personas del centro de Portoviejo duermen en las calles, o en los soportales de sus casas. Allí es donde más daños ha habido, un 75% diría que tienen la estructura dañada. Además, el centro es muy popular lo que hace que haya más escasez. También comienza el pillaje ahora; desde luego la percepción de inseguridad ha aumentado.

Caminando por las calles, me doy cuenta de que, más que al terremoto, la destrucción se debe a las deficiencias en la construcción. Han caído edificios que todo el mundo estaba convencido que no resistirían un sismo. Así ha sido.

Es una evidencia la necesidad de hacer construcciones sólidas. En ese sentido, casas bien construidas, incluso las de caña, han aguantado. Las nuestras de Picoazá (proyecto de reasentamiento en el que CESAL empezó a trabajar en 2007), por lo que dice Jorge, están bien, aunque tenemos que hacer una verificación más exhaustiva. Me pregunto ¿qué hubiera pasado con la gente que allí reubicamos si no hubiéramos podido hacerlo?

Seguimos viviendo de lo que venden en las tiendas de barrio. Pero se va a acabar y si no llegan nuevos suministros la situación puede empeorar. Ahora mismo estamos muy preocupados por el abastecimiento de agua. El servicio ya no funcionaba bien los días previos al terremoto y este ha acabado de complicar la situación. El agua comienza a escasear y las dos fábricas embotelladoras de la zona parece que sufrieron desperfectos. El agua ahora tiene que llegar desde Quito o Guayaquil, si es por tierra. Pedernales en cambio lo ha de recibir desde Quito, porque la carretera que une Portoviejo con Pedernales está destrozada.

Las autoridades locales dicen que ropa no necesitan, pero que necesitan colchones, mantas y sábanas, picos y palas, ollas donde cocinar, cerillas, y añado yo, que también van a necesitar, aunque no lo piden, bolsas donde depositar los cadáveres.

Por otro lado, seguimos sin luz en algunas zonas de la ciudad y muchas carreteras han quedado inservibles. Vamos a tardar días en poder acceder a algunas comunidades y poder ver el verdadero alcance de esta catástrofe. Puentes y carreteras dañadas, deslizamientos en los márgenes del río con alguna desgracia en las casas de uno de los barrios residenciales principales. Aunque según te alejas del centro, la gravedad de los daños disminuye.

Sé que ahora en España necesitáis datos, pero estos llegan con cuentagotas. La población sigue en shock. El Municipio nos ha convocado hoy a las 8.30 pero no hemos podido quedar finalmente. Nos han vuelto a citar para dentro de un par de días.

Las cifras de fallecidos son estimativas. Se calcula que solo en Portoviejo puede haber más de 200 víctimas, pero la cifra van subiendo a medida que se consiguen retirar los escombros. El número de víctimas va a crecer, sin duda.

Ahora es urgente que nos apoyéis desde allí (España), necesitamos recursos. Lo más efectivo será canalizar todos los esfuerzos a través del Municipio. Hay un equipo de gente joven muy entregada y preparada que puede ayudar para hacer un buen trabajo.

No dejo de darle vueltas a todo lo positivo que hemos hecho durante estos años con la gente de Picoazá, y cómo el trabajo realizado ha podido ser clave para salvar sus vidas. ¡Ojalá podamos aprovechar toda nuestra experiencia para conseguir reubicar a las 2.000 familias que aún se encuentran viviendo en las colinas!

Un fuerte abrazo,


Rosa Fernández, Coordinadora de Asentamientos y Hábitat en la Empresa
Pública Municipal de Vivienda de Portoviejo. Arquitecta, voluntaria y
ex directora de CESAL Ecuador.

Portoviejo, noche del 18 de abril de 2016

CESAL lanza una campaña de recaudación de fondos para apoyar a las víctimas del terremoto en Ecuador, el más grave desde 1979. 

• Nuestro objetivo es asegurar que la población acceda a recursos básicos como alimentos, agua y medicamentos, complicados de encontrar en estos momentos. 

• CESAL trabaja desde 2007 en la Provincia de Manabí, en la zona costera de Ecuador donde se ha producido el desastre. 

 

SI DESEAS APOYARNOS NO DUDES EN CLICAR AQUÍ

Ecuador te necesita

CESAL lanza una campaña de recaudación de fondos para apoyar a las víctimas del terremoto en Ecuador, el más grave desde 1979.

• Nuestro objetivo es asegurar que la población acceda a recursos básicos como alimentos, agua y medicamentos, complicados de encontrar en estos momentos.

• CESAL trabaja desde 2007 en la Provincia de Manabí, concretamente en Portoviejo, una de las zonas más gravemente afectadas por el desastre.

El terremoto que ha afectado la Provincia de Manabí, en la zona costera de Ecuador, es zona de intervención directa de CESAL desde el año 2007.

CESAL ha intervenido durante todos estos años en varios cantones de la Provincia y de forma significativa en el municipio de Portoviejo, gravemente afectado en estos momentos por el terremoto, donde ha llevado a cabo actuaciones en educación, habitabilidad básica, prevención de riesgos y fortalecimiento de las comunidades y las autoridades públicas. En estos años hemos conseguido recuperar un área degradada que ha supuesto la mitigación del riesgo de desastre para 13.550 personas; reubicando a 153 familias en colaboración con el Municipio de Portoviejo y el Ministerio de Vivienda y ofrecerles una vivienda digna para vivir en lugar seguro con acceso a servicios básicos como el agua potable, el alcantarillado y la iluminación para más de 500 familias.

En estos momentos, aunque sabemos que el equipo de CESAL Ecuador se encuentra al lado de la población y ofreciendo la primera ayuda de emergencia, estamos preocupados por la magnitud de la catástrofe y por el alcance real de los daños personales y materiales del desastre.

En los próximos días nuestro equipo, en colaboración directa con la Alcaldía de Portoviejo y otras instituciones locales, estará en disposición de ofrecer una evaluación más detallada de las necesidades de la población para poder ayudar de la manera más eficaz. Sin embargo, en estos momentos necesitamos conseguir recursos para cubrir sus necesidades más inmediatas. Estas primeras horas son críticas.

Los niños y las familias de Ecuador necesitan de tu ayuda.

Dona ahora

Ecuador. La chispa que mueve el desarrollo de la persona


“Queridos amigos:

¡Qué alegría volver a encontrar a las personas con las que compartimos tantos años en esa hermosa aventura del trabajo en CESAL! Los trabajadores, los beneficiarios; amigos más bien, no podían disimular la sorpresa de verme de nuevo allí. Yo no podía evitar mirarles a todos con profundo agradecimiento. Hace dos años que nos habíamos despedido para siempre. Pocas veces se tiene la ocasión de ver los “frutos”; es un regalo de los que no se olvidan.

 

Podéis decir en CESAL a los evaluadores que vayan al reasentamiento de María de la Asunción. Que vengan y lo vean. Todo es humano, limitado, con el transcurrir fatigoso de la vida de las familias. Pero estas personas, en casi dos años, han seguido creciendo. Lo primero que ha mejorado es su convivencia; se respira un ambiente pacífico. Hay armonía. Los que antes no se hablaban, ahora se dirigen la palabra, aunque sea para echarse en cara que no asisten a las reuniones, expresando torpemente el deseo de unirse por el bien del asentamiento. 

Os aseguro que también hay un cambio. Quizá este cambio no pueda medirse con ningún indicador, pues se trata de los rostros.  ¡Y es que no solo mitigamos el riesgo de deslaves! La violencia de Rosita, una de las beneficiarias, está “mitigada” también, tiene algo de docilidad que no tenía cuando me fui. En la asociación barrial ha crecido el número de socios; están en el 35% de participación y lentamente se van integrando las familias de las dos fases del reasentamiento provenientes de Picoazá. La convivencia con los que fueron reasentados también allí por el Ministerio de Vivienda, provenientes de otra parroquia, está siendo buena. Las directivas están comunicadas permanentemente. Si hay algún percance, lo sacan a relucir en sus respectivas reuniones barriales buscando soluciones. También se articulan para gestionar el progreso de los barrios. Han logrado mejorar los servicios básicos, ahora tienen agua las 24 h del día. Algunos se quejan de que el chorro es demasiado fuerte; ¡el corazón del hombre siempre insatisfecho! 

La basura se recoge diariamente; el servicio de autobuses es suficiente. La ciudadela está limpia; ¡¡¡limpia!!!! Ordenada;  los árboles crecidos y los juegos en su sitio. Allí me he encontrado a algunos padres de familia acondicionando, al volver del trabajo, los espacios comunes para una fiesta. El Ministerio de Educación está queriendo llevar una escuela a la zona de equipamientos que se planificó. Casi seguro saldrá adelante, pues las dos directivas barriales lo están impulsando. Además, están persiguiendo la firma del alcalde para obtener la partida presupuestaria que pavimentará las vías. ¡¡¡Hablaban en estos términos!!! Es impresionante.

Nos sentamos algunos en una de las mesas de los espacios comunes. Miraba a don Tomás y me conmovía. No sé si os acordáis, pero cuando le conocí entré en crisis cuestionando si el reasentamiento que proponíamos iba a mejorar la vida de estas personas. Él tenía un burro, cerdos, animales y una casa más grande, eso sí, en riesgo. Parecía imposible restituir con nada su tipo de vida. Un hombre desconfiado, de rostro duro, que daba algo de miedo cuando hablaba. Le miraba a mi derecha, en la misma posición que cuando le conocí; pero en un contexto radicalmente distinto. Y sobre todo, el rostro, una vez más. La sonrisa fascinante, sobre todo de los ojos, de uno cuando está vivo por dentro

 

Le he preguntado a mi amigo González, el que dedicó su tiempo y más, para persuadir, convencer, escuchar, dialogar, acompañar: “¿entonces estas personas no eran problemáticas Jorge?” Me ha contestado que sí, que eran víctimas obligadas por el medio a adoptar posturas agresivas. “Entonces, ¿crees que con nuestra dedicación hemos contribuido a que ellos estén así ahora?”. “Rosa – me dice con humildad pero con la memoria llena de tantos momentos de dificultad superada-: algo hicimos…” “¿Habrían convivido así si no hubiéramos estado presentes junto a ellos?” “Ten por seguro que no”.


Del espacio recuperado de la Loma puedo decir que su aspecto quizás no es tan sugerente porque está poco verde, pero es el bosque seco, autóctono, que pensamos; y funciona. La falta de riego, no mata a las plantas, las mantiene, en apariencia, secas; por tanto, tenemos una loma árida pero viva por dentro y estabilizada. La época invernal traerá de nuevo el color verde. La obra civil en sí, se mantiene. La señora Mercedes todavía cuenta con sorpresa el acontecimiento: esas cunetas empedradas son un espectáculo cuando llueve y el lodo nunca más entró en las casas. Hay algunos borrachitos que tienen allí el puesto fijo en uno de los miradores, lo que no gusta tanto. Mercedes, Telma, Mariela, les llaman la atención para que se vayan. Quieren organizarse mejor pues necesitan iluminación y un servicio de recolección de basura de forma estable. Los caminos, escaleras, cunetas de drenaje, elementos arquitectónicos; todo está en su sitio, todo se usa. Nadie volvió a invadir. Con iluminación, mantenimiento de limpieza municipal (es una superficie demasiado grande para las familias) y un poquito de organización de las familias, se respirará la vida comunitaria. 

Bueno queridos; ha sido un don poder volver aquí y ver esto. Iba con el corazón oprimido por lo que podría encontrarme, pero ¡nada que ver! Es verdad lo que nos recordábamos en la celebración de los 25 años de CESAL: lo esencial de nuestro trabajo está en encender en las personas la chispa del deseo que llevan dentro; y entonces, la potencia del ser humano, infinita, va fluyendo para transformar las circunstancias. Como le pasa a uno si se mira a sí mismo, ¿no es cierto? 

¡Un abrazo!


Rosa”.

Testimonio de Rosa Fernández, ex directora de CESAL Ecuador que, dos años después, visita el reasentamiento María de la Asunción, en Picoazá, Ecuador


Rosa Fernández, ha sido expatriada y directora de CESAL Ecuador durante 5 años. Actualmente trabaja para el municipio de Portoviejo, que durante muchos años fue el socio estratégico de CESAL, gestionando proyectos para el desarrollo de la ciudad, concretamente para la actualización, modernización y mantenimiento catastral de los centros poblados de las parroquias rurales del cantón.

Si quieres leer más noticias sobre Ecuador, haz clic aquí.

Un cross solidario diferente


Por tercer año consecutivo el Colegio Internacional Kolbe (www.colegiokolbe.com) ha organizado el Cross Solidario Kolbe que ha contado con la participación de 4 colegios de Villanueva de la Cañada, en Madrid. En total casi 2.000 niños y niñas desde infantil hasta bachillerato, han podido correr por una causa solidaria: apoyar la guardería "Ojos de Cielo" de CESAL en Ecuador

Este año el corredor vitoriano Iván Fernández (www.ivan-fernandez.com/), primer puesto del ranking español de 3000 metros y 4º del ranking en la prueba de 5000 metros, nos acompañó corriendo y animando a los jóvenes participantes. 

Iván el 2 de diciembre de 2012, se negó a ganar el cross de Burlada, en Navarra. “No merecía ganarlo. Hice lo que tenía que hacer”. Cuando iba segundo, bastante distanciado del primero, en la última recta de la carrera, observó cómo el seguro ganador, el keniano Abel Mutai (un muy buen atleta: medallista de bronce en los 3.000 metros obstáculos de los Juegos de Londres) se equivocaba de línea de meta y se paraba una decena de metros antes de la pancarta. Fernández Anaya le alcanzó con rapidez, pero en vez de aprovechar la situación para acelerar y ganar, se quedó a su espalda y con gestos y casi empujándole le llevó hasta la meta, dejándole pasar por delante. “Él era el justo vencedor. Me sacaba una distancia que ya no podía haber superado si no se equivoca. Desde que vi que se paraba sabía que no iba a pasarle”.

Posteriormente, miembros del ayuntamiento de Villanueva de la Cañada, directores de los colegios participantes y de CESAL, entregaron los trofeos a los ganadores de las diferentes carreras realizadas por cursos. Cada entrega significaba escuchar un atronador vitoreo por parte de los niños de los colegios participantes. 

Si deseas ver más fotos del Cross Solidario Kolbe 2014, puedes verlas en nuestra cuenta de Flickr aquí

El rostro del desarrollo en Ecuador y Perú


El pasado 31 de julio finalizó la intervención en habitabilidad básica financiada por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) que CESAL ha desarrollado durante los últimos 5 años en Perú y Ecuador (2008-2013). Muchos han sido los actores que se han sumado al intenso trabajo hecho. Desde ministerios, municipalidades, gobiernos regionales y provinciales, organizaciones de la sociedad civil, empresas y miles de familias de Perú, trabajando en Huachipa (Lima), y en Ecuador, Picoazá (Portoviejo) y Quito.

Tres lugares diferentes y una misma hipótesis de partida acerca del desarrollo han dado numerosos frutos durante estos años: Planes de Desarrollo Urbano y de Ordenamiento Territorial para las zonas de intervención realizados de forma participativa y gestionados por los gobiernos municipales; reubicación de familias en situación de vulnerabilidad; mejora de viviendas y mitigación del riesgo para más de 600 familias; acceso a servicios básicos (agua potable, desagüe, iluminación) para más de 2.000 familias; más de 30 espacios públicos o espacios de interés cultural implementados; 10 equipamientos urbanos en salud,
educación y atención familiar; más de 50 organizaciones de la sociedad civil e instituciones públicas fortalecidas en su organización, en la elaboración y ejecución de planes de desarrollo comunitarios; y dotación de herramientas de gestión pública.


Pero más allá de todo esto lo que más destaca es el cambio palpable en cada una de las personas, organizaciones e instituciones que han asumido un papel protagonista que ha sido, y seguirá siendo en los próximos años, clave para el desarrollo de estas comunidades.

En este torrente de cambio hay siempre otras personas cambiadas que no suelen "sumar" a los resultados de un proyecto: las arquitectas españolas Sonia Molina, Ruth Acosta y Rosa Fernández que han estado coordinando estas intervenciones, y los más de 70 profesionales (arquitectos, ingenieros, trabajadores sociales, sociólogos, comunicadores, etc.) que han estado siempre disponibles en la ardua y hermosa tarea de trabajar con las personas en comunidad a diario. Estos profesionales son ya un factor de cambio para otras personas, lugares e instituciones en las que desde ahora realicen su labor profesional.

Una vez más cuando finaliza un proyecto para CESAL  no es un punto y final, sino que es un paso más en la aventura de trabajar y construir junto con estas comunidades el desarrollo de un lugar.


Documental "El Rostro del Desarrollo".

Documental de 43 minutos sobre el trabajo desarrollado en Ecuador desde el 2008 al 2013 con la financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

Rosa Fernández, directora de CESAL Ecuador

Rosa Fernández ha sido expatriada de CESAL en Ecuador durante 5 años en los que ha llevado adelante el Convenio y ha sido directora de la sede. Esto nos cuenta...

"El momento más bello de todo este tiempo en Ecuador fue cuando comenzamos el traslado de las familias de la zona de riesgo a una vivienda segura en Picoazá. Todas las viviendas nuevas estaban construidas gracias a la suma de esfuerzos de muchos que articuló CESAL: actores locales, gobiernos locales y gubernamental, empresas públicas de servicios... Trabajamos de forma complementaria con las personas, preparando todo el proceso con las familias... todo estaba listo. Sin embargo, tiene que darse un movimiento muy grande en el interior de una persona para poder hacer un cambio físico de vivienda que implica un cambio de vida radical, como lo fue en muchos casos...".

Si quieres leer más noticias sobre Ecuador, haz clic aquí.

Si quieres leer más noticias sobre Perú, haz clic aquí.

El cambio que CESAL celebra en Ecuador
Reasentamiento María de la Asunción


Experiencia de desarrollo urbano integral y sostenible. Así nos gusta llamarla porque en ella  reconocemos lo sucedido en estos años a través de nuestro trabajo en la provincia de Manabí, parroquia Picoazá, en Ecuador. "Nuestro", es decir, de las personas que formamos CESAL y de todos sus socios locales, de las instituciones públicas locales y gubernamentales, de la comunidad organizada y de las familias que la componen. Y todo este trabajo de desarrollo urbano lo hemos venido impulsando desde el año 2008 beneficiando a más de 30.000 personas.


El jueves 11 de abril celebramos la inauguración de las obras de la Fase 2 del Reasentamiento María de la Asunción y el Parque de Recreación Loma del Calvario. Cuando uno llega al reasentamiento y le reciben con dignidad y alegría las personas de la directiva del barrio que, de momento, acoge a 97 familias que antes vivían en situación de riesgo, no es capaz de imaginar cuáles eran las condiciones de vulnerabilidad y la concepción que estas personas tenían de sí mismas hace tan sólo cinco años.  Si después uno visita la Loma del Calvario de donde proceden, no alcanzaría tampoco a imaginar hasta qué niveles llegaba la degradación del espacio físico que habitaban y el daño medioambiental que esto ocasionaba para la parroquia urbana de Picoazá.

Pero allí nos dimos cita todos los que llevamos en la memoria este pasado inmediato que hemos contribuido a mejorar, para celebrar un cambio. Representantes de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), del Gobierno Autónomo descentralizado de Portoviejo, del Ministerio de Desarrollo Urbano y de Vivienda de Ecuador, del Ministerio de Salud, autoridades locales, instituciones privadas, constructores y familias de Picoazá.

Pero ¿cuál es el cambio que celebramos?

Lo diferente no eran las viviendas que antes no tenían luz y ventilación y ahora cuentan con espacios suficientes y saludables; no son las estructuras seguras que pueden resistir mejor los reveses de la naturaleza; no son los espacios públicos donde favorecer el esparcimiento de la comunidad, que antes no existían. Ni siquiera es el agua entubada y el alcantarillado - bienes tan preciados- o el resto de servicios básicos con los que ahora sí cuentan las familias. Lo distinto, no ha sido tampoco la novedad de ejecutar todas estas actividades en el marco de una planificación territorial realizada junto a la comunidad organizada, la administración local y el Ministerio de Vivienda, para garantizar el orden del crecimiento de los futuros asentamientos humanos de la parroquia.

El cambio que en el fondo celebrábamos es que ahora existen personas que desean vivir mejor e instituciones públicas que desean seguir comprometidas en dar continuidad con sus políticas públicas y con líneas de acción complementarias a las acciones de la mejora de la calidad de vida de la Parroquia de Picoazá. Su presencia nos desafía a entender qué es acompañar a otros para crecer, para aprender, sin sustituir la libertad y la responsabilidad de cada uno.

Con nuestra intervención cambiará el imaginario de las próximas generaciones de Picoazá. Pero lo mejor; la chispa del deseo, que es el inicio del desarrollo. Personas de la comunidad y de las instituciones públicas que, alentados por la memoria de lo sucedido, tendrán ocasión de protagonizar su desarrollo futuro.

Para entender mejor el trabajo que ha desarrollado CESAL Ecuador pueden descargarse el documento "Experiencia de CESAL en Ecuador. Desarrollo Urbano Integral" en PDF clicando debajo.

Experiencia de CESAL en Ecuador. Desarrollo Urbano Integral
Imagen de la Loma del Calvario en 2008
Imagen de la Loma del Calvario en 2013

Si quieres leer más noticias sobre Ecuador, haz clic aquí.

El ser humano: el corazón de una ciudad sostenible

Éste ha sido el título del side-event en el que ha participado CESAL y que tuvo lugar en el centro de convenciones Ríocentro en el marco de la Conferencia Mundial por el Desarrollo Sostenible de los pueblos, entre los días 20 y 22 de junio en Río de Janeiro. Más de 50.000 personas, entre ellas cientos de jefes de estado, se han dado cita en esta magnífica ciudad, donde se han desarrollado más de 500 eventos en torno a una inquietud compartida: el desarrollo sostenible ha de integrar factores sociales, económicos y ambientales, jugando un papel primordial el ámbito institucional.

 

Entre las siete cuestiones críticas que planteaba la cumbre de Naciones Unidas, el tema de la ciudad sostenible fue el que guió este side-event organizado por la fundación AVSI. Nos dimos cita en la misma mesa de diálogo órganos institucionales y de la sociedad civil que tienen como interés común en todas sus intervenciones de desarrollo urbano el enfoque en la persona. Estuvo presente la cooperación italiana, autoridades brasileñas, mozambiqueñas y ecuatorianas, representantes de los ministerios de desarrollo urbano y vivienda; organismos internacionales y las organizaciones de la sociedad civil: italiana AVSI, brasileña CDM y española CESAL.

La representante del organismo internacional, City Aliance, abordó las posibilidades reales de enfocar los desafíos globales de las ciudades partiendo de la persona. La representante del ministerio de las ciudades de Brasil, desde el departamento de urbanización de asentamientos informales, expuso el desafío asumido de articular los temas sociales y de infraestructura desde las políticas públicas. Se puso en valor la alianza de cooperación triangular entre Brasil, Italia y Mozambique, desde la cual este país realizará un plan de desarrollo integral basándose en la experiencia de los países socios.

La representante del Gobierno de Ecuador,

Lina Tatiana Luna, Subsecretaria de Vivienda del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda de dicho país, contestaba en su ponencia a la pregunta "¿Es posible poner a la persona en el centro de desarrollo de las ciudades, desde el punto de vista político?". Si el dinamismo de la sociedad civil depende, en gran medida, de las iniciativas autónomas que emprendan los propios ciudadanos y las organizaciones sociales, es deber del poder público crear las condiciones institucionales y materiales adecuadas para que tales dinámicas puedan incidir efectivamente en la orientación de los procesos gobernativos. Esta es la razón, explica, por la que se da importancia a la participación ciudadana desde los mismos procesos de planificación. Acabó diciendo que el reasentamiento de las personas en riesgo de Picoazá,  llevado a cabo por la ong CESAL en convenio con el Ministerio, es un ejemplo ilustrativo de lo que el Estado Ecuatoriano quiere promover en el territorio. CESAL compartió después cuáles son los aspectos concretos de la persona de donde nace un método y enfoque específicos del desarrollo integral de un nuevo barrio, reasentamiento de familias en riesgo, dentro de un territorio más amplio con el cual se articula física e institucionalmente.

Desde las distintas experiencias de desarrollo urbano: la brasileña, la mozambiqueña y la ecuatoriana - que protagoniza CESAL-, desde escalas y ámbitos de intervención tan diferentes, fue una sorpresa descubrir los aspectos comunes del método de trabajo que nace de poner a la persona en el centro.

En los años de trabajo de CESAL en Ecuador, ha ido tomando forma nuestro papel como actor articulador entre la sociedad civil - donde tiene una presencia en el territorio que permite estar y hacer con las comunidades -, y las instituciones de gobierno. Después de la celebración de este side-event, surgen nuevas aspiraciones y se abren nuevos caminos que estamos alegres de recorrer.

 

Si el inicio del desarrollo se produce cuando se enciende en la persona la chispa del deseo de cambiar - deseo que es sostenido por la compañía de alguien que la mira por lo que es verdaderamente-, se puede concluir que, con esta ocasión vivida en Río, se ha encendido en nosotros la chispa de asumir nuevos desafíos cuyos retos podemos mantener porque sabemos que no estamos solos en este querer poner al ser humano en el corazón de la ciudad sostenible.

 

 

Rosa M. Fernández, Coordinadora de Habitabilidad Básica en CESAL Ecuador

Si quieres leer más noticias sobre Ecuador, haz clic aquí.

CESAL en Rio+20

CESAL participará en RIO+20 como co-organizador y ponente en un side-event organizado por AVSI, la ONG italiana con la que trabajamos en red.  

AVSI presentará su intervención integral de desarrollo en Salvador de Bahía (sistematizada en el capítulo III del libro 'En la raíz del desarrollo', del que Rafael Domínguez acaba de colgar una reseña en la web de su Cátedra) así como una réplica de esta intervención que, desde hace algunos años, se está desarrollando en Maputo, Mozambique, donde está contando con una fuerte implicación del gobierno brasileño a través del Ministerio de las Ciudades de Brasil.

A la vez, nosotros, CESAL, presentaremos nuestra intervención integral de desarrollo en Portoviejo, Ecuador, basada en la metodología utilizada por AVSI en Salvador de Bahía y financiada en gran medida por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) a través de un Convenio de Habitabilidad Básica. La intervención será presentada por nuestra cooperante del convenio, Rosa Fernández, y por la Vicesecretaria del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda de Ecuador (MIDUVI).

 

 

Para acceder a la invitación, haz clic en la imagen.

Rio+20 es la forma breve de llamar a la cuarta Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible  (CSD), que tendrá lugar en Rio de Janeiro, Brasil, entre los días 20 y 22 de junio de 2012. Se trata de una oportunidad histórica para definir caminos hacia un mundo más seguro, equitativo, limpio y próspero para todos.

La Conferencia se celebrará veinte años después de la primera cumbre histórica de Rio de Janeiro, en 1992, y diez después de Johannesburgo (2002). En esta ocasión se tratarán principalmente dos temas: la economía verde en el contexto de la erradicación de la pobreza y el marco institucional para la sostenibilidad, esto es, la gobernanza.

Si quieres leer más noticias sobre Ecuador, haz clic aquí.

CESAL apoya a ecuatorianos sin títulos de propiedad
1 EN PRIMERA PERSONA
 En Primera Persona
korina en primera persona

“Antes de que el proyecto Tejiendo Redes llegase a nosotros, no quería enseñar a mi hija a tejer porque la confección de sombreros de paja toquilla no era un negocio rentable. Todas las mujeres de la asociación nos veíamos obligadas a vender los sombreros a un costo extremadamente bajo a empresarios que los terminaban y comercializaban. Gracias a la ayuda que recibimos con las capacitaciones y la entrega de maquinaria para la finalización de los sombreros, estamos creciendo y fortaleciéndonos como asociación, soñamos en grande por un futuro mejor. Ahora mi hija ya ha aprendido a tejer para continuar con esta tradición cultural”. Korina Palma García es de la Asociación de Mujeres Tejedoras de la Paja Toquilla, en Picoazá, Portoviejo, en Ecuador.

foto alejandra testimonios

“He formado parte del Centro Juvenil desde hace casi 3 años, y he sido una persona muy alegre. Es un lugar donde he podido llegar a compartir una verdadera amistad, me he podido divertir y donde me han acogido todos los días. Aquí vengo a realizar mis tareas, y mis consultas, pero no existe una rutina. El Centro nos organiza actividades como talleres de cocina y de dibujo, y lo más increíble es que lo puedo llegar a compartir con otros chicos. El Centro Juvenil me ha hecho crecer como persona y me ha hecho muy feliz.” Alejandra Carrión, de 14 años pasa sus días en nuestro Centro Juvenil de Pisulí, ubicado Quito, Ecuador.

foto jenny primera persona

 "El mercado de Picoazá es un espacio que no prestaba las condiciones higiénicas necesarias. No me avergüenza decir que trabajábamos en un entorno sumamente decadente. Yo era comerciante por el hábito y la necesidad, pero nunca tuve una formación previa. El proyecto de Tejiendo Redes nos capacitó en las habilidades necesarias que todo comerciante debe tener. A pesar de llevar años dedicándome a ello desconocía cómo se debe atender correctamente a nuestros clientes, a mantener nuestro negocio limpio y llevar los inventarios de la mercadería y las cuentas. Gracias a esto empecé a valorar realmente mi trabajo y mi vida cambió, me enseñaron a sacar de mí las habilidades que yo desconocía que tenía, habilidades que estaban dormidas." Jenny Murillo, comerciante del Mercado de Picoazá en Portoviejo, Ecuador. 

foto primeras personas sulay

"Estoy muy agradecida con todas las personas involucradas en el proyecto Tejiendo Redes, y también con los miembros de la comunidad que han colaborado. El proceso de capacitación del cual he tenido la oportunidad de participar para formarme como guardia de seguridad ha marcado un antes y un después en mi vida. He podido viajar y conocer a muchas personas que han aportado a mi vida una gran ilusión, ya que compartiendo experiencias aprendemos de los otros. He vuelto a estudiar y a prepararme para conseguir un empleo digno y estable que me permita dar un futuro seguro a mis hijos, esa tranquilidad es lo más reconfortante." Sulay Párraga, una mujer capacitada para el empleo de de guardia de seguridad en Lor Florones, Andrés de Vera, en Portoviejo, Ecuador. 

foto hugo testimonios

"La vida de los agricultores ha mejorado gracias a la intervención de Tejiendo Redes. Es la primera vez que alguien se preocupa por el crecimiento y sostenibilidad de los campos de la zona. El proyecto ha puesto a nuestra disposición una serie de capacitaciones con las que hemos aprendido a conocer las particularidades del terreno y de los granos que antes desconocíamos y que además son muy útiles para que los sembríos mejoren. También nos han entregado kits de productos agrícolas y maquinaria para la producción de la cosecha de este año y la sustentación de las siguientes. Es gracias a esta ayuda que los agricultores nos comprometemos y proyectamos crecer en el futuro como asociación." Hugo Barreto, de la Asociación de Agricultores La Sabana de los Florones, en Andres de Vera, Portoviejo. 

“Realmente la decisión de continuar con mi formación fue gracias a estos grandes amigos del Centro Juvenil Luigi Giussani. Estar en el centro supuso un gran cambio en mi vida porque fortalecí mis conocimientos, pero lo más importante fue el apoyo moral y emocional que recibí (…) para tomar grandes decisiones respecto a mis estudios. Supe que estudiar no iba a ser un camino fácil, pero también entendí que podía lograrlo”. Xavier Estudiante de Ingeniería Electrónica y Telecomunicaciones. Quito, Ecuador.

“Antes no trabajaba, solo cuidaba de mis hijas, la relación con mi esposo no era tan buena. Gracias a CESAL y a su acompañamiento, ha mejorado mi situación familiar, me he superado y he entendido cosas que ignoraba, como educar y tener confianza. Ahora trabajo junto a mi esposo realizando artesanías para tener un mejor futuro”. Lorena Cáceres es una de las madres que participa en el Centro Juvenil Luigi Giussani, apoyado por CESAL, donde recibe atención.

"Me llamo Joselyn Jaramillo tengo 20 años. Actualmente estoy estudiando la carrera de desarrollo del talento infantil. Siendo muy joven, a los 15 años, quedé embarazada. Ser madre adolescente ha sido una experiencia muy grande y llena de desafíos y en el Centro Juvenil Luigi Giussani he encontrado verdaderos amigos que me han acompañado y animado en la hermosa vocación de ser mamá y en todos los aspectos de mi vida".

"Soy María Matabay de Ecuador. Antes trabajaba en horarios extendidos y delegué a mi madre la responsabilidad con mis hijas. Gracias a CESAL pude entender que a mis hijas las tengo que educar sin golpes. Ahora me siento contenta porque a través de los temas y la compañía, me he sentido valorada, tengo más paciencia, dedicación, firmeza, amor para mis hijas". 

"Soy Rony Paguay, tengo 15 años. Desde hace 3 años participo del Centro Juvenil donde comparto con otros chicos de mi edad. Aquí hay un espacio para realizar tareas y talleres; con el taller de pintura en tela descubrí que me gusta el Diseño Gráfico. Asistir al Centro Juvenil me ayuda a volverme más responsable y no perderme en la vida".

2 Proyectos en curso
 Proyectos en curso

Nº de Proyectos: 3

Centros de cuidado diario infantil y Programa PELCA (preescolar en la casa) de Fundación Sembrar 

Lugar: Provincia de Pichincha
Beneficiarios: 161 personas
Socio/s local/es: Fundación Sembrar 
Cofinanciador/es: Fundación MAPFRE
Presupuesto Total: 64.612 €

Tejido de sombreros como medio de reactivación económica tras el terremoto del 16 de abril (2016)

Lugar: Provincia de Manabí
Beneficiarios: 40 personas
Socio/s local/es: CESAL Ecuador, AVSI
Cofinanciador/es: Tostadores Reunidos S.A.
Presupuesto Total: 36.000 €

Fortaleciendo a la sociedad civil tras el terremoto

Lugar: Provincia de Manabí
Beneficiarios:
43.530 personas
Socio/s local/es:
CUET, CESAL Ecuador, AVSI, Fundación Crisfe 
Cofinanciador/es: Unión Europea
Presupuesto Total:
754.951 €

5 Evaluaciones
 Informe de Evaluación Final. Ecuador. AACID. 2014.
Evaluación_CESAL_C132-2009_Ecuador_4069.pdf
 Informe de Evaluación Final. Ecuador. Comunidad de Madrid. 2012.
2008-Informe_Final_Evaluación_CESAL_-_Ecu_3248.pdf
 Informe de Evaluación Intermedia. Ecuador y Perú. AECID. 2010.
2007-Informe_evaluación_intermedia_Conven_2870.pdf
6 Rotación cabecera
7 Entidades colaboradoras
 Tostadores Reunidos SA
www.tostareu.com
 Unión Europea
Enlace Web Unión Europea
 Fundación Mapfre
http://www.fundacionmapfre.org/fundacion/es_es/accion-social
8 Transparencia
9 Cesal es miembro
10 Colabora
 Información formulario
11 Escríbenos
 Dirección

CESAL Ecuador
Cooperativa Ab. Jaime Roldós-II Etapa
Sector Tiwintza
Entre Calles 5 y 6
Pichincha - Quito
Tel. +593 2 339 64 57 / 58
e-mail: departamentoproyectos_arroba_cesal.org