Buscar
Búsqueda en los contenidos de la web

Búsqueda avanzada

Zona Privada
Acceso al área privada de la web

ONG CESAL
Llámanos!900 242 902
 
clesp_modal_seguir

Mi compra

carro vacío

Imagen del trabajo de CESAL con población vulnerable

Acción Social

Un refugio cargado de esperanza

Día Mundial del Refugiado

Quedó insconsciente en el suelo, con múltiples fracturas y hematomas cerebrales. Ahí empezó su pesadilla, que siguió con continuas amenazas telefónicas de muerte. Deisy denunció la agresión y las amenazas homófobas, pero la justicia no avanzaba y cada día sentía más pavor.  
 
Huyó de Cali a Cucutá esperando que la pesadilla acabase. Pero el acoso seguía y su única alternativa fue salir de Colombia hacia España donde llegó hace dos años. Desde entonces recibe apoyo psicológico y lleva un estricto control neurológico a causa de las lesiones cerebrales provocadas por la agresión.

Sus inicios aquí fueron difíciles. “Muchas personas me hacían contarles mi historia, pero pocas veces me sentía escuchada”, nos confiesa Deisy. “En CESAL he sentido que realmente me ayudaban, ha sido como mi casa en España”.
 

Su mayor frustración ahora es la búsqueda de empleo “Ahora, mi día a día consiste en buscar empleo, pero me piden experiencia en todos sitios, y yo me pregunto, ¿cómo la voy a tener si no me dan una oportunidad?”. En Colombia trabajaba con una diseñadora haciendo prendas de vestir. Mientras encuentra un trabajo, juega fútbol, su deporte favorito, en la liga femenina Fulanita de Tal, que le sirve de evasión y donde puede conocer a gente. Poco a poco va superando su situación, aunque echa de menos el abrazo de su familia. 

“De aquí a un año me veo trabajando. Mi primera meta es conseguir un empleo que me dé estabilidad, con el que pueda pagar el alquiler, la comida e ir ahorrando para convalidar mis estudios. Estudié estampado industrial y diseño de moda. En el futuro me veo trabajando en el mundo de la confección.

También quiero ayudar a otras personas, para devolver toda la ayuda que yo he recibido”. Para ello, durante estos meses en el programa, entre otras acciones, se ha esforzado en la formación como auxiliar de cocina y realizado el certificado de atención sociosanitaria para conseguir un trabajo que le permita una autonomía.

Deisy forma parte del programa de acogida e integración de personas solicitantes de Protección Internacional que la ONG CESAL desarrolla en Madrid con el apoyo del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, programa en el que ha formado parte activa de la formación en diferentes cursos para la búsqueda de empleo y su integración laboral.

Día Mundial del Refugiado

Con un pequeño, Zuka, afectado de una discapacidad del 75%, provocada por una enfermedad rara, sin cuidados médicos, víctima de la discriminación y de la violencia de género, Lili no tuvo más opción. Un día cerró la puerta de su casa, dejó atrás su vida y a su madre, y puso rumbo a un nuevo destino. 

En su país estudió música. Tocó el piano hasta los 18 años y fue representante de arte. Antes de marcharse, trabajaba en una gran cadena de supermercados, Nikora, mientras daba algunas clases particulares de piano. Salir de su país suponía empezar de cero, pero solo así podía ofrecer una vida digna a sus hijos. 

Día Mundial del Refugiado

Los inicios en España no fueron fáciles, aunque al llegar a La Almudena, el centro de personas Refugiadas de CESAL, cambió su vida. “CESAL me ha ayudado en todo y no sé cómo agradecerlo.  He recibido un gran apoyo de los profesores, de la psicóloga, he podido estar tranquila con mis hijos en un espacio para nosotros, he podido comprar comida y ropa. Aunque a mí me resulta incómodo recibir ayuda, siempre he trabajado mucho y podía sacar adelante a mi familia".

En la actualidad, Lili ya cuenta con permiso de trabajo y es cajera en Ikea, donde trabaja desde el mes de abril. Su hijo recibe el tratamiento médico adecuado y su hija de 12 años, Nina, se ha integrado muy bien en el colegio. La niña domina perfectamente el español y es la intérprete de la familia, como nos cuenta Lili. Su vida ha mejorado, se siente agradecida en un país que la ha acogido con cariño y "donde la gente se deja abrazar".

Ahora sueña con que le renueven el contrato en septiembre, que su hijo siga mejorando y que pronto pueda tener a su madre cerca. En el Dia Mundial de las Personas Refugiadas, hagamos que sus anhelos se hagan realidad.

 

<< volver