Buscar
Búsqueda en los contenidos de la web

Búsqueda avanzada

Zona Privada
Acceso al área privada de la web

ONG CESAL
Llámanos!900 242 902
 
clesp_modal_seguir

Mi compra

carro vacío

Campaña Levanta tu mirada

Perú

Estás viendo...

La educación en las periferias de Lima Este, en tiempos de la COVID-19

imágen de nuestro trabajo

Hace más de 30 años Huachipa era uno de los lugares de Lima Este que concentraba mayor población vulnerable, donde la labranza de ladrillos era el trabajo diario de cientos de padres y madres de familia junto a sus hijos, quienes no iban a la escuela por tener que apoyar en el trabajo. En ese contexto es cuando CESAL inició su intervención para erradicar el trabajo infantil y apoyar la educación de los niños y niñas.

Durante más de 15 años la educación viene siendo uno de nuestros sectores más fuertes y con más trayectoria a nivel nacional. A lo largo de los años hemos contado con el financiamiento de empresas que nos han permitido ingresar a los hogares más precarios de Lima Este, conocer sus necesidades y brindar un apoyo integral a toda la familia (hijos, padres y madres de familia), a través de las tres obras educativas que ejecutamos en Huachipa, donde trabajamos el reforzamiento escolar, el desarrollo humano, la formación técnica, la asistencia humanitaria y el acompañamiento socioemocional. Estas acciones han logrado mejorar la educación escolar de los niños, niñas y adolescentes, promover y fortalecer los valores y los buenos hábitos, promover el empleo y el emprendimiento, entre otros.

imágen de nuestro trabajo

Adaptarse a una educación en remoto, debido al COVID-19, ha sido un gran reto para muchas familias peruanas, especialmente para la población vulnerable que vive en las periferias de Lima Este. La falta de acceso a internet, de un celular o computadora, así como la falta de información para acceder a la educación que brinda el Gobierno, y la dificultad para entender las clases recibidas, han sido algunos de los problemas que CESAL identificó en las familias que forman parte de las tres obras educativas que ejecuta, gracias al apoyo de la Fundación Mapfre. Durante el año 2020 se logró atender a más de 2000 personas.

Esas realidades educativas incentivaron a CESAL a buscar estrategias para acompañar a las familias en este proceso formativo y ser un apoyo en esos momentos de incertidumbre. Para ello, se inició el acompañamiento con los padres de familia a través de llamadas telefónicas y reuniones por las plataformas digitales para resolver sus dudas y buscar soluciones que atiendan sus necesidades y la de sus hijos, para que reciban una educación a distancia en las mejores condiciones posibles.

imágen de nuestro trabajo

La obra educativa ALECRIM es un centro de atención infantil de la Universidad Católica Sedes Sapientiae (UCCS) gestionada por CESAL que atiende a niños y niñas de 3 a 5 años. Este año, se les apoyó a través de videos interactivos, juegos y transmisiones en vivo a más de 130 niños y niñas en donde se trabajaron actividades para promover los valores, los buenos hábitos, la promoción y prevención de la salud, entre otros. Los hábitos de higiene como el correcto lavado de manos, que ellos solían realizar antes de cada actividad en las instalaciones del centro, se intensificaron en la modalidad virtual. A través de dinámicas, canciones y cartillas informativas sobre los peligros del COVID 19, los niños fortalecieron los hábitos de higiene en sus hogares.

Durante esta educación los padres de familia han tenido una participación más cercana y constante en las actividades que realizaban sus hijos, logrando fomentar la unión familiar y el trabajo en equipo. Asimismo, gracias al apoyo de los voluntarios de la UCSS y de la Universidad César Vallejo se logró que 81 padres y madres de familia recibieran talleres sobre temas de nutrición, salud y psicología.

imágen de nuestro trabajo

El seguimiento a los estudiantes de primaria y secundaria se realizó a través del Centro de Apoyo Extraescolar (CAE), que busca reforzar la educación escolar que reciben los niños y adolescentes de Huachipa en sus instituciones educativas. Este año debido a la pandemia, el Gobierno implementó a nivel nacional el programa “Aprendo En Casa”, dirigido a todos los estudiantes del nivel primario y secundario. Esta iniciativa trajo consigo algunas dificultades a las familias más vulnerables como: no contar con internet para poder acceder a este programa, no comprender los temas desarrollados y no tener a alguien que los pueda apoyar con sus dudas, ocasionando que no desarrollen con éxito sus tareas escolares. En ese sentido, los educadores de CESAL iniciaron su apoyo a través de las plataformas digitales como Facebook, Google Meet y WhatsApp, en donde se logró una comunicación constante con los alumnos y los educadores, atendiendo todas sus consultas.

Para los niños y adolescentes que no contaban con internet ni celular para asistir a sus clases virtuales y tenían la dificultad para comprender las clases, se implementaron los promotores educativos, quienes se encargaban de apoyar y asesorar a un grupo de alumnos con sus tareas escolares en sus respectivos hogares. Asimismo, como complemento para reforzar la educación, se trabajó con los estudiantes los talleres de desarrollo personal y actividades socioculturales. Para reforzar el área de matemáticas en los estudiantes de primaria, se trabajó sesiones de ajedrez y se incorporó aplicaciones gratuitas que permitieron reforzar esa área. En esta educación virtual el CAE logró atender a 342 niños y adolescentes.

imágen de nuestro trabajo

Con 331 padres y madres de familia se realizaron las asesorías sobre el manejo de las plataformas virtuales y el acceso a los servicios que brinda el Estado, así como talleres de promoción de la salud y de psicología, brindado por docentes y profesionales voluntarios.  

“El CAE me está ayudando a sostenerme emocionalmente y a enfrentar los problemas de una manera diferente, ya que, a principios de año tuve muchos problemas familiares que afectaron a mis hijos y esto se incrementó en la cuarentena. A mis hijos los ayudaron constantemente con sus tareas escolares y promovieron en ellos los valores.” Familia López Castillo.

imágen de nuestro trabajo

Dentro de los objetivos del Centro de Educación Técnico-Productiva (CETPRO) La Rosa Blanca se encuentra la prevención de la deserción escolar y el riesgo social. Para responder a esta situación, impulsamos el programa de acompañamiento al adolescente dirigido a estudiantes de 3° a 5° de secundaria de 4 instituciones educativas estatales de Huachipa. Mediante la modalidad virtual se trabajó con 339 adolescentes varios talleres sobre el desarrollo personal, orientación vocacional, arte y cultura con el objetivo de promover en ellos los valores, la resiliencia y la superación personal. Asimismo, se desarrollaron talleres de cultura de emprendimiento dirigidos a 215 adolescentes quienes recibieron capacitaciones sobre finanzas personales, marketing, generación de ideas de negocio, competencias emprendedoras, entre otros temas. 

He participado en los talleres de identidad cultural, cultura de paz y ¿cómo veo mi comunidad?, que me han permitido reconocer mejor mis emociones, aprender más sobre los valores y reconocer los aspectos positivos de mi comunidad y la manera en la que puedo aportar.” Benyamin Salinas, estudiante de 3° de secundaria.

imágen de nuestro trabajo

El trabajo del CETPRO también se enfoca en los padres de familia de los adolescentes con la finalidad de brindarles las herramientas necesarias para que ellos puedan insertarse en el mercado laboral o emprender su propio negocio. Durante este año se han ejecutado 13 talleres en los que participaron 447 padres de familia quienes han fortalecido sus capacidades de resiliencia.

“Gracias al CETPRO La Rosa Blanca, he podido tener la oportunidad de estudiar la carrera técnica de cosmetología. Ahora puedo trabajar desde casa, lo que me permite estar cerca de mis hijos.” Silvana Castillo, madre de familia y ex-estudiante de La Rosa Blanca.

La educación a distancia tanto para CESAL, como para los estudiantes y padres de familia, ha supuesto afrontar un gran reto y un proceso de aprendizaje, en donde se ha evidenciado la resiliencia de las familias y la importancia de trabajar en equipo.

Desde CESAL Perú agradecemos a la Fundación Mapfre por apoyar la educación de los niños y adolescentes desde hace 10 años, así como a los educadores y profesionales voluntarios por brindar los talleres y las asesorías, tratando temas tan importantes y necesarios para las familias peruanas vulnerables de Lima Este.

<< volver

Entidades colaboradoras