Newsletter

 Buscar
Búsqueda en los contenidos de la web

Búsqueda avanzada

Zona Privada
Acceso al área privada de la web

ONG CESAL
Llámanos!900 242 902Escríbenos

MITIGAR LA POBREZA EN UN PAÍS QUE AVANZA

PERÚ
Estás viendo...

Juntos, nos levantamos: superando la emergencia por efecto del niño costero.

vivienda temporal

El proyecto de emergencia impulsado por CESAL por el fenómeno del niño costero en el distrito de Lurigancho Chosica - Lima/Peru brindó asistencia en salud, vivienda, educación y soporte psicosocial a las familias damnificadas en las zonas de Carapongo y Cajamarquilla lugares más afectados. Se contabilizaron cerca de 6.000 damnificados, debido a que muchas familias vivían en zonas de riesgo como las laderas de los ríos y quebradas. Las familias perdieron todo, sus viviendas y pertenencias, quedándose expuestas a enfermedades respiratorias, estomacales y alergias. Además, los niños que regresaban a la escuela no tenían condiciones adecuadas para el desarrollo de sus deberes escolares, dejados solos mientras que los padres retornaban a sus trabajos.

Frente a esto, CESAL desde el mes de febrero, inició una campaña de recaudación de fondos y recursos en Perú y en España, para atender las familias de las zonas devastadas por el desborde del rio Huaycoloro y del rio Rímac. Se contó con el apoyo de empresas y fundaciones aliadas como: MAPFRE, I.E.P. MARKAM y amigos de la Casa de Convivencias Juan Pablo II, Universidad Católica Sedes Sapientiae - UCSS, WORLD CENTRAL KITCHEN (WCK), Fundación Real Madrid (FRM) y Universidad La Cantuta, entre otros. Se distribuyeron alimentos de primera necesidad a las ollas comunes conformadas, que representaron un gran apoyo a la economía de las familias damnificadas que ha perdido prácticamente todo, un punto de encuentro y ayuda mutua que los fortalece ante la necesidad generalizada.

Cabe resaltar la colaboración del equipo de CESAL y los Voluntarios de MAPFRE PERU, que entregaron 3.600 paquetes de alimentos básicos para familias damnificadas. Para la entrega de la ayuda se primó la situación y condición de las personas a las que debíamos ayudar. En total se ayudó a 3.360 personas damnificadas y afectadas. 

Por su parte la fundación WCK financió y colaboró en la realización del proyecto, organizando almuerzos para la comunidad donde se distribuyó un total de 500 raciones de comida en las comunidades de Marino Segovia y la Ribera y se dictaron cursos de capacitación a las alumnas del CETPRO LA ROSA BLANCA y representantes de Ollas Comunes.      

Contamos también con el apoyo de  la Casa de Convivencias Juan Pablo II, que entregó víveres de primera necesidad a 3.600 persona damnificada. La Universidad de Lima, de igual manera hizo entrega de una donación de alimentos que se distribuyeron en nueve Ollas comunes de Carapongo y de Cajamarquilla, por un total de 1.550 personas.

emergencia mapfre
mapfre equipo
huaico 2
mapfre 3
mapfre5
niño
mapfre6
wck
curso capacitación wck

Mejorar las condiciones de las actividades escolares de niños, niñas y adolescentes de las familias afectadas fue uno de los principales objetivos de CESAL. Sin un lugar donde realizar sus labores escolares, los niños se quedaban en la calle sin condiciones de seguridad. Por ello, gracias a un proyecto de emergencia financiado por la Fundación Real Madrid (FRM) se logró ofrecerles un lugar de acogida después de la escuela. En los meses de mayo y junio se inauguraron 4 centros de acogida escolar para albergar a 20 niños en cada uno (Centro de Acogida Escolar “Marino Segovia”- Carapongo, “Los Carrizales”- Carapongo, “Los Claveles”- Cajamarquilla y el Centro de Acogida Escolar “La Florida”- Cajamarquilla). Cada centro está equipado con mesas, sillas y material didáctico para el desarrollo de las tareas de los niños y adolescentes y es gestionado por las madres de cada comunidad.

El segundo objetivo de CESAL y la FRM fue mejorar las condiciones de vivienda y salud de las familias afectadas. Se logró distribuir entre las familias damnificadas mesas, sillas, enseres para la cocina y dormitorio, en total se benefició a 150 familias que representan a 700 personas entre niños, niñas, adolescentes y personas adultas. Además para disminuir las situaciones de estrés de las familias damnificadas, se realizaron 10 sesiones de  talleres de apoyo psicológico en Carapongo, con un total de 180 personas. Finalmente, se realizaron cinco encuentros deportivos en los campamentos con una gran acogida por parte de las familias, quienes participaron con mucho entusiasmo. El taller permitió generar espacios de interacción para fortalecer habilidades sociales, mediante la metodología de juego y deporte para el impacto social. Participaron 119 niños de estas comunidades.

También identificamos que muchos jóvenes habían perdido sus trabajos o habían dejado de estudiar. Los padres de familia habían perdido su principal fuente de ingresos por haberse visto afectados por el desborde de los ríos. Es por eso que en coordinación con la Municipalidad de Lurigancho Chosica, se planteó realizar campañas de inscripción y asesoría en la bolsa laboral de CESAL lográndose atender a un total de 23 jóvenes, entre hombres y mujeres para la búsqueda de empleo formal que ayude en la economía familiar y la superación de la emergencia.

Desde el 15 de Marzo hasta el 30 de junio, el personal de CESAL en Huachipa, ha llegado atender a familias totalmente damnificadas (casas derrumbadas) y afectados, por un total de 9.627 personas.

c. acogida
c. acogida 3
Foto grupal
c. a la florida
c. a los claveles
deporte
deporte 3
4
emerg 1
huaico 15
emerg 40
huaico 18

Seguimos trabajando: Situación actual

Vemos que las condiciones de habitabilidad han mejorado, pero muchas familias aún continúan sin poder retomar sus actividades económicas. Las familias de Carapongo realizaban sus actividades económicas en sus propias viviendas, algunos se dedicaban al reciclaje, la elaboración de calzados, confección de prendas de vestir, venta de comida y muchas de ellas también a la agricultura y el sembrado de plantas ornamentales. Como consecuencia del desastre natural perdieron todo su capital de trabajo y se arruinaron sus sembríos, perdiendo su principal fuente de ingreso. Todavía es necesario brindar apoyo en la línea de capacitación y asesoría empresarial, formación e inserción laboral, así como en el otorgamiento de fondos semillas para la recuperación de las actividades económicas y sean las familias quienes trabajen para superar la emergencia.

CESAL tiene una presencia desde hace 20 años en estas comunidades, trabajando permanentemente con las familias, organizaciones sociales e instituciones públicas y privadas. Esta condición ha facilitado el trabajo del equipo de profesionales que desde el primer día de emergencia se dispuso a trabajar con las familias afectadas, distribuyendo donaciones de alimentos, vestimenta, productos de primera necesidad y sobre todo un acompañamiento que permita mirar hacia adelante con esperanza.

foto grupal vivienda

<< volver