Newsletter

 Buscar
Búsqueda en los contenidos de la web

Búsqueda avanzada

Zona Privada
Acceso al área privada de la web

ONG CESAL
Llámanos!900 242 902Escríbenos

MITIGAR LA POBREZA EN UN PAÍS QUE AVANZA

PERÚ
Estás viendo...

Damnificados de Huachipa recibieron talleres de cocina y asistencia alimentaria de World Central Kitchen

Foto grupal asentamiento carapongo

El Chef José Andrés, colaborador de CESAL desde 2010, organizó un evento solidario en su restaurante China Chilcano de Washington en solidaridad con Perú. Los fondos recaudados fueron entregados a CESAL para poner en marcha un proyecto de emergencia para las familias damnificadas por efectos del fenómeno del niño costero en el distrito de Lurigancho Chosica- Lima- Peru.

En Lima, uno de los distritos más afectados ha sido Lurigancho Chosica, principalmente en las zonas de Ñaña, Carapongo y Cajamarquilla, donde se han contabilizado cerca de 6.000 damnificados, debido a que muchas familias vivían en zonas de riesgo como las laderas de los ríos y quebradas.

 

Campamento Cajamarquilla

El proyecto de emergencia, que ya se ha iniciado, culminará en el mes de junio de este año 2017. Se brindará asistencia alimentaria, distribuyendo alimentos de primera necesidad a las ollas comunes conformadas, acompañándolas en su labor durante el periodo de rehabilitación a once asociaciones de vivienda de Ñaña, Carapongo y Cajamarquilla donde atenderemos a 543 familias, con un total de 1.667 personas. Actualmente las comunidades se encuentran alojadas en campamentos y se han organizado ollas comunes para el abastecimiento del alimento. Las ollas comunes representan un gran apoyo a la economía de la familia damnificada que ha perdido prácticamente todo y son un punto de encuentro y ayuda mutua entre las diferentes familias, que los fortalece ante la necesidad generalizada.

Foto grupal WCK

Como parte del proyecto de ayuda humanitaria visitaron Perú Brian MacNair, director ejecutivo del World Central Kitchen; Victor Albisu, el chef de origen peruano (Del Campo - Taco Bamba), y el Chef Christopher Peña (Taco Bamba) que compartieron con la población de Huachipa sus conocimientos y llevaron un abrazo de esperanza a las familias damnificadas. 

La filosofía que guía estos chefs, y la asociación entera de World Central Kitchen, refleja la pasión de poner en marcha programas locales de lucha contra el hambre, para promover la salud, educación y empleo. Ya presente en Haití, apoyando a CESAL en terreno, actualmente cuenta con alianzas en América Central, América del Sur y África.

En los cursos de capacitación y manipulación de alimentos participaron 36 alumnas de la zona. Algunas señoras eran ex alumnas de los cursos dictados en el Centro de Formación de CESAL. También asistieron las lideresas de las ollas comunes de las zonas afectadas y mujeres interesadas en el mundo gastronómico.

Mujeres en el taller de cocina

Con la finalización de los talleres, se trasladó todo lo preparado a las zonas de intervención afectadas por los huaicos ocurridos hace pocas semanas, en específico: la Asociación Marino Segovia - Carapongo y la Asociación La Rivera – Cajamarquilla. Luego fue repartida por parte del equipo de Cesal-Perú y de los chefs del WCK en un gran almuerzo de confraternidad comparitiendo con las familias, donde más de 450 personas en estos dos días recibieron una comida saludable y una luz de esperanza para hacer frente ante toda la situación que están viviendo.

Brian director ejecutivo WCK

Brian MacNair, director ejecutivo de World Central Kitchenha comentado que la experiencia con Cesal en Perú le ha enseñado que los peruanos son personas resilientes y con mucha ganas de aprender. Están orgullosos de su país y de todas sus riquezas.

Además, "he comprobado que CESAL tiene un buen enfoque para entender las necesidades del Perú", añadió al final.

A continuación os presentamos algunos testimonios de los chefs participantes. 

Chef Victor Albisu

"El viaje que hice a Lima con World Central Kitchen para colaborar con CESAL en Huachipa terminó siendo unos de los momentos más importantes de mi vida. Como chef, me dió la oportunidad de expresarme con la gente del pueblo, pude enseñar y compartir mis ideas de la cocina con gente súper interesada en mejorar. Como hombre e hijo de madre divorciada pude ver cómo las mujeres de Huachipa desean mejorar la vida de sus niños y sus familias. Como peruano sentí el orgullo de ayudar a la gente del país de mi madre, y disfrutar de la frutas de esa tierra mágica. Como ser humano, compartir con la gente de CESAL me abrió el deseo de dar y compartir y aprender de ellas. Fué un tiempo que me encontré de nuevo, un tiempo inolvidable. El corazón de la gente dedicando su tiempo a los demás y el agradecimiento de la gente lo sentí en el alma. Siento que hay mucha oportunidad para mejorar las vidas de todos, la gente de huachipa y la gente que dan tanto de Cesal. Yo solo puedo darles las gracias a todos que trabajan tanto y a la gente con tanta fortaleza y positivismo para superar esta situación. Descubrí que en los momentos más difíciles se puede ver el alma real y la bondad que existe en el mundo. No veo las horas de regresar y aprender más". 

                                                                                                                        Chef Victor Albisu

Chris Peña chef WCK

"Soy de República Dominicana y pensé que mi primera visita a Huachipa no iba a ser nada fuera de lo normal, ya que desde temprana edad fui expuesto muchas condiciones similares o eso pensaba. Pero, tantas experiencias y emociones que sentí ahora son parte de mí y de lo que quiero ser en un futuro. En el camino a Huachipa, mi mentor Victor vió una gallina con sus pollitos por la ventana. Esto me alegro porque recordé el lugar donde crecí. Luego al entrar en Huachipa mi estado emocional fue cambiando: la pobreza, el hambre y la sequía que veía a mi alrededor era algo desconcertante, esto me produjo mucha tristeza.

Al llegar a las oficinas de CESAL, un niño se me acercó y agarrando mi rosario me cuenta que también los hacía con su mamá. Seguí charlando con el niño mientras lo cargaba y no podía parar de sonreír de tanto amor e inocencia, fue algo abrumador. Al entrar a la cocina y ver a las estudiantes de CESAL me preguntaba, ¿cuáles serán sus motivaciones?, ¿desean solo pasar el tiempo? o ¿quieren luchar para obtener algo más de la vida? Ellas me hablaron de su condición, la cual era devastadora. Dado a mi profesión he servido y cocinado para personas muy importantes a nivel mundial y ahora comprendo lo que hace CESAL. En ese momento las personas más importantes para mi eran los residentes de Huachipa, estaba dispuesto a cocinar el mejor almuerzo de mi vida.

Mientras acomodaba las cosas para cocinar siempre me encontraba con alguna de las estudiantes con preguntas y siempre dispuestas a hacer las cosas ellas mismas bajo mi supervisión. Siempre demostrando ese fuego, esas ganas de luchar y aprender, fue algo inolvidable. Fue un trabajo hermoso ver personas uniéndose para ayudar a los demás. Al llegar a servir la comida ver tanta humildad y amabilidad en personas que lo habían perdido todo fue algo increíble.

En el segundo día, las estudiantes seguían sorprendiendo con tanta energía, parecía que ellas despertaron al gallo con su cantar. Demostraron tanto talento y dedicación con solo un día de clases que no lo podía creer.  Era tan evidente el esfuerzo de ellas que hicieron el segundo día tan maravilloso añadiendo tanto amor a lo que hacían, fue muy inspirante.

Lo que comprendí de Cesal fue que ellos no son personas que solo hacen caridad, dan ropa, dinero, etc... Lo que ellos ofrecen es algo mucho más valioso y especial, ellos van a donde nadie quiere ir, a donde viven los olvidados, a los que el mundo da la espalda y llevan esperanza. Te acompañan para que tú mismo te ayudes y crezcas como persona y puedas seguir ayudando a los demás. No te ponen las cosas en la mano, te ayudan a aprender algo nuevo y eso es más valioso que cualquier cosa.

Les doy muchas gracias por aceptarme de la forma que hicieron y gracias a ellos he crecido y soy mejor persona. Espero que con cada persona a quien yo les ofrezca la mano ustedes sientan que también las están ofreciendo".

Chef Chistopher Peña

La fundación World Central Kitchen  fundada por José Andrés y su esposa Patricia, junto con TFG parter Rob & Robin Wilder, está trabajando arduamente para capacitar a las personas a ser parte de la solución, con especial atención a la construcción de cocinas inteligentes y limpias, la creación de puestos de trabajo, y fortalecimiento de las empresas locales.

José Andrés

<< volver