Newsletter

 Buscar
Búsqueda en los contenidos de la web

Búsqueda avanzada

Zona Privada
Acceso al área privada de la web

ONG CESAL
Llámanos!900 242 902Escríbenos
CESAL Paraguay

Paraguay

Estás viendo...

Paraguay: La casa para jóvenes abre sus puertas

Las Casa de Menores Virgen de Caacupé, que acoge a chicos en conflicto con la ley, se vistió de largo para recibir la visita de algunos representantes de la  Fundación Real Madrid y de Fundación MAPFRE. Juntas, estas instituciones están valorando la posibilidad de crear una Escuela Sociodeportiva vinculada a la Casa, que pueda ser punto de referencia para los jóvenes de la zona. Pedro Samaniego, el director de la Casa, nos cuenta la visita que recibieron los días 19 y 20 de noviembre.

"Vino a conocer la Casa Magacha Juste, que ya nos acompañó el viernes en una visita al Ministro de Deportes, y con quien quedamos muy contentos. Le hablamos de la Escuela Sociodeportiva y ella mostró su apoyo, nos deseo muchos éxitos y se comprometió a visitar la Casa.

En esa visita, Magacha insistió el valor educativo de la experiencia que viven los muchachos en la Casa Virgen de Caacupé y que se ofreció para apoyar, conjuntamente con Fundación MAPFRE, si estos aceptaran la propuesta, la labor educativa de los centros para jóvenes a través del deporte. Luego almorzamos con ella con algunos miembros de la Asociación Casa Virgen de Caacupé y un chico de la Casa, donde se sintió muy a gusto.

Al día siguiente tuvimos un encuentro con Luis Salinas, el Alcalde de la ciudad de Itagua, en el que tuvimos la ocasión de conocer a Antonio García, Subdirector del Instituto de Accion Social de la Fundación MAPFRE, que iba acompañado de Carmiña Cilia, Responsable de la Fundación MAPFRE en Paraguay. El Alcalde alentó el trabajo que estamos haciendo con los jóvenes en la Casa, y se alegró al ver la posibilidad de que la obra se extienda a los jóvenes de la comunidad. Dijo que con el deporte acompañado y educado, nuestro centro se convertiría en el corazón de muchos jóvenes que no tienen cómo usar su tiempo ya que, a través de estas iniciativas, se puede fomentar muchos valores.          

Luego la esperada visita a la Casa comenzó con el entusiasmo de los muchachos que los acogieron a los invitados. La acogida empezó una semana antes, pues la pasamos cortando y limpiando casi todo el bosque; fue lindo el compartir y el dialogar con ellos, enseñarles la casa, y terminar con una rica merienda. Como broche final les hicimos un regalo con el ñanduti, tejido típico de Itaugua.

Magacha, Antonio y Carmiña quedaron impresionados de la realidad de la Casa, y se comprometieron a buscar en sus respectivas fundaciones la manera de ayudarnos."

<< volver