Newsletter

 Buscar
Búsqueda en los contenidos de la web

Búsqueda avanzada

Zona Privada
Acceso al área privada de la web

ONG CESAL
Llámanos!900 242 902Escríbenos
imagen CESAL Haiti

Haití

Estás viendo...

Una escuela para Haití. Una escuela para el mundo


Desde el año 2008 CESAL trabaja en Haití. Comenzamos nuestra labor en el Departamento del Oeste, en Fonds Verretes, zona fronteriza con República Dominicana. Allí trabajamos junto a la población y con el apoyo de Caritas Haití, en soberanía alimentaria, es decir, en procurar el acceso y la disponibilidad de alimentos básicos para la población, apoyo a la agricultura, ganadería, acceso al agua, protección y conservación del suelo y acceso a créditos para las familias y agricultores. En estos cuatro años trabajamos ya en 11 localidades rurales, siendo una de ellas Palmis Tampé.

Hace unos 18 meses, en las navidades del 2010, los habitantes de Palmis Tampé, pequeña localidad rural de Fonds Verretes, se acercaron a CESAL y a Cáritas, para contarnos las condiciones en las que niños de esta localidad iban a la escuela. Cuando en Haití preguntas a cualquier niña o niño "¿qué te gustaría hacer?", la mayor parte responde: "aprender, estudiar, ir a la escuela". Pero no sólo es una respuesta dada por los más pequeños. La educación es la necesidad más sentida por parte de las personas adultas, una de las prioridades de las familias. Pero, tener acceso a la educación aquí, a una escuela, no es sencillo. En el caso de Palmis Tampé la escuela no reunía las condiciones idóneas para impartir clase: se daba clase en una enorme iglesia inacabada, en piedras sobre el suelo, con cantos a la vista, sin una capa de arena que amortiguara una mala pisada. Sobre los cantos se asentaban los 8 maltrechos bancos de la iglesia, pupitres en el funcionar de cada día como escuela. En las paredes se sujetaban difícilmente dos pedazos de madera, que hacían las veces de pizarras. Sin paneles o paredes, que pudieran dividir las diferentes "aulas", los cuatro profesores (dos mujeres y dos hombres) impartían y compartían las clases en el mismo espacio, sin divisiones.

CESAL al escuchar esta justa petición hizo el esfuerzo de transmitirlo por varios lugares, a varias entidades en España y, encontramos respuesta. Gracias al apoyo de la población de un pequeño pueblo de la serranía de Córdoba, Doña Mencía, y con la ayuda de otras instituciones, un año y medio después la alegría y los rostros de los pequeños y mayores de Palmis Tampé, transmiten que este sueño comunitario se hizo realidad. La nueva escuela, "École Prébytèrale St. André de Palmiste Tempé", comenzará a funcionar en septiembre en un nuevo edificio para el curso escolar 2012-2013.

Tres días antes de la inauguración y ceremonia de entrega de llaves del día 13 de julio, la alegría y el entusiasmo ya se sentía al entrar a la plazoleta de la localidad. Toda la comunidad se ha volcado para preparar el acto, fregar todo el edificio, hacer pequeñas decoraciones, guirnaldas en papel de colores, colgar la pequeña pancarta que anuncia el gran día. Mujeres, hombres, niños y niñas se afanaron en ponerle la mejor cara a la escuela.

Llegó el gran día. El sol que había estado radiante durante estos días pasados, no se dejaba ver. La lluvia del día anterior había dejado el acceso a la escuela prácticamente inaccesible. La mañana estaba gris y con lluvia, pero no importaba pues era el gran día y la ilusión y la alegría de este momento se sobreponían a las malas condiciones climáticas. Poco a poco iban llegando las personas invitadas: representantes de todas las localidades en las que trabajamos. No preparamos un gran programa oficial, pero ante la buena respuesta de la población a nuestra invitación, ante la presencia de autoridades, improvisamos sobre la marcha un programa para la mañana. La espontaneidad y el derroche de ilusión del personal técnico de CESAL han contribuido a que el acto haya tenido un verdadero significado. Se fueron sucediendo las presentaciones, las palabras, los  agradecimientos, que se compenetraron de forma continua con las risas, la alegría, los aplausos y la música.

La fiesta y el griterío estallaron en el momento en que Egido Sanz, la Coordinadora de CESAL en Fonds Verretes de CESAL Haití, entregó oficialmente las llaves y algunos materiales escolares a la institución responsable de esta escuela, la Parroquia de Fonds Verretes. La comunidad, en un discurso preciso y emotivo, agradeció el esfuerzo de todas las personas de Palmis Tampé, que con su granito de arena, hicieron posible la compra del terreno donde se ha construido; y han agradecido a CESAL y a Cáritas el esfuerzo, acompañamiento y trabajo que se realiza conjuntamente.

Por fin, este sueño de padres y madres de Palmis Tampé, se ha hecho un poco más realidad. Estos niños y niñas tienen ahora un espacio en mejores condiciones para asistir a las clases; las maestras y maestros darán las clases con más independencia; y la comunidad dispone de un centro, que fuera de las horas de la escuela, servirá de centro de reuniones, de centro de formación de adultos, de centro cultural.

Nos quedamos con el brillo en los ojos y las sonrisas de cada una de las personas que aquel día estaban presentes. Pese a llevar lodo en los zapatos, pese a estar mojándonos bajo la lluvia, se inauguraba la escuela de la esperanza, se inauguraba una nueva etapa de ilusiones.

Si quieres leer más noticias sobre Haití, haz clic aquí.

<< volver

Entidades colaboradoras