Newsletter

 Buscar
Búsqueda en los contenidos de la web

Búsqueda avanzada

Zona Privada
Acceso al área privada de la web

ONG CESAL
Llámanos!900 242 902Escríbenos

En Primera Persona

korina en primera persona

“Antes de que el proyecto Tejiendo Redes llegase a nosotros, no quería enseñar a mi hija a tejer porque la confección de sombreros de paja toquilla no era un negocio rentable. Todas las mujeres de la asociación nos veíamos obligadas a vender los sombreros a un costo extremadamente bajo a empresarios que los terminaban y comercializaban. Gracias a la ayuda que recibimos con las capacitaciones y la entrega de maquinaria para la finalización de los sombreros, estamos creciendo y fortaleciéndonos como asociación, soñamos en grande por un futuro mejor. Ahora mi hija ya ha aprendido a tejer para continuar con esta tradición cultural”. Korina Palma García es de la Asociación de Mujeres Tejedoras de la Paja Toquilla, en Picoazá, Portoviejo, en Ecuador.

foto alejandra testimonios

“He formado parte del Centro Juvenil desde hace casi 3 años, y he sido una persona muy alegre. Es un lugar donde he podido llegar a compartir una verdadera amistad, me he podido divertir y donde me han acogido todos los días. Aquí vengo a realizar mis tareas, y mis consultas, pero no existe una rutina. El Centro nos organiza actividades como talleres de cocina y de dibujo, y lo más increíble es que lo puedo llegar a compartir con otros chicos. El Centro Juvenil me ha hecho crecer como persona y me ha hecho muy feliz.” Alejandra Carrión, de 14 años pasa sus días en nuestro Centro Juvenil de Pisulí, ubicado Quito, Ecuador.

foto jenny primera persona

 "El mercado de Picoazá es un espacio que no prestaba las condiciones higiénicas necesarias. No me avergüenza decir que trabajábamos en un entorno sumamente decadente. Yo era comerciante por el hábito y la necesidad, pero nunca tuve una formación previa. El proyecto de Tejiendo Redes nos capacitó en las habilidades necesarias que todo comerciante debe tener. A pesar de llevar años dedicándome a ello desconocía cómo se debe atender correctamente a nuestros clientes, a mantener nuestro negocio limpio y llevar los inventarios de la mercadería y las cuentas. Gracias a esto empecé a valorar realmente mi trabajo y mi vida cambió, me enseñaron a sacar de mí las habilidades que yo desconocía que tenía, habilidades que estaban dormidas." Jenny Murillo, comerciante del Mercado de Picoazá en Portoviejo, Ecuador. 

foto primeras personas sulay

"Estoy muy agradecida con todas las personas involucradas en el proyecto Tejiendo Redes, y también con los miembros de la comunidad que han colaborado. El proceso de capacitación del cual he tenido la oportunidad de participar para formarme como guardia de seguridad ha marcado un antes y un después en mi vida. He podido viajar y conocer a muchas personas que han aportado a mi vida una gran ilusión, ya que compartiendo experiencias aprendemos de los otros. He vuelto a estudiar y a prepararme para conseguir un empleo digno y estable que me permita dar un futuro seguro a mis hijos, esa tranquilidad es lo más reconfortante." Sulay Párraga, una mujer capacitada para el empleo de de guardia de seguridad en Lor Florones, Andrés de Vera, en Portoviejo, Ecuador. 

foto hugo testimonios

"La vida de los agricultores ha mejorado gracias a la intervención de Tejiendo Redes. Es la primera vez que alguien se preocupa por el crecimiento y sostenibilidad de los campos de la zona. El proyecto ha puesto a nuestra disposición una serie de capacitaciones con las que hemos aprendido a conocer las particularidades del terreno y de los granos que antes desconocíamos y que además son muy útiles para que los sembríos mejoren. También nos han entregado kits de productos agrícolas y maquinaria para la producción de la cosecha de este año y la sustentación de las siguientes. Es gracias a esta ayuda que los agricultores nos comprometemos y proyectamos crecer en el futuro como asociación." Hugo Barreto, de la Asociación de Agricultores La Sabana de los Florones, en Andres de Vera, Portoviejo. 

“Realmente la decisión de continuar con mi formación fue gracias a estos grandes amigos del Centro Juvenil Luigi Giussani. Estar en el centro supuso un gran cambio en mi vida porque fortalecí mis conocimientos, pero lo más importante fue el apoyo moral y emocional que recibí (…) para tomar grandes decisiones respecto a mis estudios. Supe que estudiar no iba a ser un camino fácil, pero también entendí que podía lograrlo”. Xavier Estudiante de Ingeniería Electrónica y Telecomunicaciones. Quito, Ecuador.

“Antes no trabajaba, solo cuidaba de mis hijas, la relación con mi esposo no era tan buena. Gracias a CESAL y a su acompañamiento, ha mejorado mi situación familiar, me he superado y he entendido cosas que ignoraba, como educar y tener confianza. Ahora trabajo junto a mi esposo realizando artesanías para tener un mejor futuro”. Lorena Cáceres es una de las madres que participa en el Centro Juvenil Luigi Giussani, apoyado por CESAL, donde recibe atención.

"Me llamo Joselyn Jaramillo tengo 20 años. Actualmente estoy estudiando la carrera de desarrollo del talento infantil. Siendo muy joven, a los 15 años, quedé embarazada. Ser madre adolescente ha sido una experiencia muy grande y llena de desafíos y en el Centro Juvenil Luigi Giussani he encontrado verdaderos amigos que me han acompañado y animado en la hermosa vocación de ser mamá y en todos los aspectos de mi vida".

"Soy María Matabay de Ecuador. Antes trabajaba en horarios extendidos y delegué a mi madre la responsabilidad con mis hijas. Gracias a CESAL pude entender que a mis hijas las tengo que educar sin golpes. Ahora me siento contenta porque a través de los temas y la compañía, me he sentido valorada, tengo más paciencia, dedicación, firmeza, amor para mis hijas". 

"Soy Rony Paguay, tengo 15 años. Desde hace 3 años participo del Centro Juvenil donde comparto con otros chicos de mi edad. Aquí hay un espacio para realizar tareas y talleres; con el taller de pintura en tela descubrí que me gusta el Diseño Gráfico. Asistir al Centro Juvenil me ayuda a volverme más responsable y no perderme en la vida".

<< volver