Newsletter

 Buscar
Búsqueda en los contenidos de la web

Búsqueda avanzada

Zona Privada
Acceso al área privada de la web

ONG CESAL
Llámanos!900 242 902Escríbenos
Estás viendo...

Más que un restaurante, jóvenes protagonistas de su desarrollo.


A un costado del parque central de Caluco, justo a 200 metros al norte, se encuentra un espacio amplio y verde, rodeado de una vista hermosa y donde se ofrecen deliciosos platillos.  Sin embargo lo más atractivo de este lugar no son los deliciosos platillos o las vistas, lo más atractivo de este lugar es cómo palpita por dentro, palpita con grandes deseos de acercar oportunidades de desarrollo a los jóvenes de Caluco y zonas aledañas.

Desde el 2011 se lleva a cabo, en Caluco, una apuesta concreta por la juventud a través de la puesta en marcha de un Centro de Desarrollo Juvenil que llamamos CASA MAYA.

Casa Maya es una iniciativa que nace para favorecer a la juventud de Caluco y zonas aledañas, financiado por Junta de Comunidades de Castilla la Mancha a través de CESAL y con la estrecha colaboración de FUSADES y la Alcaldía de Caluco.

Casa Maya tiene diferentes ejes de trabajo: formación técnica y vocacional con talleres permanentes de cocina profesional y agricultura protegida, así como talleres temporales de panadería, alfarería y otros; talleres artístico culturales; deporte y recreación y como eje transversal un componente de formación humana que se imparte a todos los jóvenes que participan del programa.

El propósito de CASA MAYA es ofrecer a los jóvenes un espacio de expresión y acercamiento de oportunidades que les permitan alcanzar las metas que desean en su vida, a través del acompañamiento cercano y de una formación técnica de primer nivel.

"Acompañar a los jóvenes en sus procesos es vital, no solo como herramienta técnica, sino como la base para construir un camino con ellos que les permita tener experiencias vivenciales que les demuestre que son jóvenes que valen, que tienen voz  y que pueden hacer un cambio en la realidad de sus comunidades" Carmen, Psicóloga de Casa Maya.

Disfrutando de un almuerzo, apuestas por el desarrollo.

Lomo de cerdo relleno de tocino y plátano, curvina de pescado en mantequilla y perejil y el lomo de res relleno de queso y espinaca, fueron algunos de los platillos que más de 70 personas degustaron, este 12 de octubre en el Restaurante Escuela Casa Maya, donde más de 30 jóvenes, que han sido previamente formados en Cocina Internacional y Mesero/ Bar tender, ponen en práctica sus conocimientos, atendiendo a los comensales del restaurante.

No es fácil describir en una nota, todo lo que se vivió mientras se preparaba todo para la apertura del restaurante. La movilización fue increíble, desde hace 3 semanas la red juvenil de Casa Maya  ha estado trabajando de forma voluntaria en la construcción de un sendero, pintando rótulos y el resto de las instalaciones, preparando los jardines... Para que los clientes encuentren un lugar agradable que no sólo ofrece deliciosos platillos, sino que además al consumir en este establecimiento se contribuye a la formación de más jóvenes de la zona.

"Es bien satisfactorio ver el sendero construido, costó mucho, con todos fuimos a traer piedras al rio y también fuimos a la carpintería por madera para los rótulos, yo creo que todo este trabajo nos ha permitido conocernos y convivir. Este Centro es nuestro y por eso ponemos todo nuestro empeño". Oscar, red juvenil de Casa Maya.

Omar, un joven en constante movimiento y lucha.

Terminamos mostrando el testimonio de Omar, un joven de 26 años que encarna como ninguno la pasión por salir adelante y el sentido de pertenencia con el Centro de desarrollo juvenil Casa Maya.

"Todo esto es muy bonito, porque aquí han visto que Caluco es uno de los lugares del país más pobres, la gente es bien humilde. Yo no soy de aquí, soy de Sonzacate y vine a parar aquí porque estaba trabajando de albañil en las Victorias (uno de los cantones de Caluco), y como me gusta el patinaje, cuando venía de trabajar me quedaba patinando aquí cerca y por la tarde veía a los muchachos salir del centro con sus filipinas.

Me entró una gran curiosidad y entré a Casa Maya a preguntar de qué trataba el Centro y qué formaciones ofrecían y me llamó la atención porque todos me recibieron como si me conocían de siempre, con una gran sonrisa y bien amables. Me informaron sobre los talleres de cocina y entré al curso de Mesero/ Bar tender, ahora paso acá todo el día aprendiendo... ¡y vaya que he aprendido mucho!

... El problema de la juventud es que no saben qué hacer con su vida y se juntan con malas compañías y cuando eso pasa no acaban nada bien, se lo digo yo, alguien que ha estado mucho tiempo perdido, pero que ahora se me ha abierto una oportunidad real, no soy el mismo y este Omar me gusta mucho más que el anterior.

Yo quisiera, si en mis manos estuviera, que en todos los departamentos hubiera una Casa Maya, para que le ayudaran a toda la gente, porque sí es bonito, nos ayudan a todos y nos ofrecen no solo un lugar para venir a formarnos, sino que también aprendemos a convivir con otros, a ayudarnos, a luchar por lo que queremos y no solo tenemos maestro y no solo somos alumnos, aquí somos familia"

Así nos cuenta Omar, quien ahora no solo está recibiendo formación sino que trabaja los sábados en el Restaurante escuela.

Aldo Rugamas, nuestro chef instructor, lo conoce muy bien:

"Yo a Omar lo admiro mucho, siempre lo veía aquí patinando, mi sorpresa fue verlo ingresar al curso de Mesero/ Bar tender y darme cuenta que tiene un ímpetu enorme y unas ganas por desarrollarse y mejorar las condiciones de vida de su familia que son admirables. Es una persona alegre, entusiasta, responsable y con mucho por ofrecer no solo a los suyos sino a todos nosotros"

Gracias a este proyecto estamos acercando oportunidades a más jóvenes, impulsándolos a seguir adelante y  empezar a moverse por su futuro.

Si quieres leer más noticias sobre El Salvador, haz clic aquí.

<< volver

Entidades colaboradoras