Newsletter

 Buscar
Búsqueda en los contenidos de la web

Búsqueda avanzada

Zona Privada
Acceso al área privada de la web

ONG CESAL
Llámanos!900 242 902Escríbenos

CESAL y ABB iluminarán Palmís Tampé, en Haití

Alumnos de la futura `Escuela de la Esperanza`


CESAL gana el Sexto Concurso de Proyectos Sociales de ABB, que financiará un Proyecto de iluminación y electrificación mediante energía solar del centro urbano y una escuela comunitaria en Palmis Tampé (Haití), una región rural cerca de la frontera con República dominicana donde CESAL trabaja desde antes del terremoto de 2010.

El objetivo de este proyecto es mejorar de la calidad de vida de los habitantes de Palmis Tampé, una pequeña aldea que actualmente está desconectada de la red eléctrica nacional del país. Debido a este déficit de infraestructura energética, el municipio no tiene alumbrado público y sus habitantes en muchos casos no disponen de medios para comprar y mantener generadores para sus hogares. Esto limita las posibilidades de desarrollo del pueblo y paraliza la actividad después de anochecer.

Con el proyecto se instalará una primera red de alumbrado público, mediante farolas alimentadas por energía solar, en los puntos céntricos y accesos de la aldea, con el objetivo de aumentar las posibilidades de reuniones sociales y actividades colectivas, y de ofrecer mayor seguridad en los desplazamientos nocturnos.

Modelo de farola solar que se instalará

También se dotará de electricidad a la única escuela comunitaria, "Lekòl Lespwa" (la Escuela de la Esperanza) que CESAL está construyendo actualmente, mediante la instalación de paneles solares, que aportarán suficiente electricidad para la iluminación nocturna de las aulas, y el uso de ordenadores y equipos de audio. Esto permitirá a los alumnos del colegio estudiar y leer en las horas de oscuridad, y permitirá al pueblo llevar a cabo actividades de ocio, como la proyección de películas y de eventos deportivos, o la realización de actividades musicales. Este nuevo acceso a electricidad también servirá como punto comunitario de carga de teléfonos móviles, algo muy importante para una población tan aislada, que con frecuencia necesita comunicarse con sus familiares en Puerto Príncipe o con los diferentes intermediarios para el desarrollo de sus actividades comerciales.

Es importante entender que la dispersión de los hogares es algo característico en las localidades del medio rural haitiano, y que esto dificulta enormemente algunos procesos de desarrollo, tales como el acceso a los servicios mínimos, las capacidades organizativas de la comunidad o la comercialización de los productos recolectados, y conducen al mayor aislamiento de las familias.

Este proyecto, mediante el apoyo a las actividades colectivas y el fortalecimiento del centro urbano, pretende unir a la población y reforzar el sentimiento comunitario, y así favorecer el desarrollo de la localidad.

 

En el concurso también fue premiada la asociación DAJLA, Solidarios con el Pueblo Saharaui.

Si quieres leer más noticias sobre Haití, haz clic aquí.

<< volver