Buscar
Búsqueda en los contenidos de la web

Búsqueda avanzada

Zona Privada
Acceso al área privada de la web

ONG CESAL
Llámanos!900 242 902
 

La magia de los 15.000 menús de Villaverde (2 ª parte)

coronavirus; emergencia; salud; CESAL; dona; voluntariado Gastrolab Villaverde Madrid

En la primera parte de esta noticia, que podéis leer aquí, veíamos cómo la magia de Villaverde está permitiendo que un equipo bien engranado, lleno de ilusión y saber hacer, cocine 1.000 menús diarios en este barrio madrileño que siente en primera persona la sacudida de la crisis provocada por el coronavirus. Y como señalábamos, “lo mejor de Villaverde es, sin lugar a dudas, su equipo humano.”
 
De lunes a domingo, los fogones de Villaverde están encendidos. Las manos del equipo escaman pescado, cortan carne, trocean verduras, lavan pasta, aderezan ensaladas. Todo con sumo cuidado, oficio, respeto y cariño. El envasado de alimentos y las tareas de oficce se completan con el traslado refrigerado de los menús a la furgoneta de reparto diario. Siempre a la misma hora. Siempre teniendo en cuenta que cuando el estómago empiece a rugir, nadie sienta el vacío que provoca el hambre.
 
Resultaría imposible daros a conocer a todas las personas, y sus historias, que protagonizan el gesto de generosidad que cada día se vive en Villaverde. Pero detrás de cada una hay un relato que emociona, que nos inspira y nos hace reflexionar sobre la importancia de mirar más allá de lo que ven nuestros ojos.

coronavirus; emergencia; salud; CESAL; dona; voluntariado Gastrolab Villaverde Madrid Fotografía: A.Perezmeca/@covid.fighters

Jorge Luis Borges escribía “Cada persona que pasa por nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá los que se llevarán mucho, pero no habrá de los que no nos dejarán nada. Esta es prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad”. La familia de CESAL en Villaverde tampoco se ha encontrado por casualidad.
 
Felipe, Pipe como le llaman sus amigos, es el director del proyecto formativo La Quinta Cocina que, durante esta emergencia, se ha volcado con la organización del equipo de Villaverde. Dos vivencias le hicieron entregarse a esta iniciativa social “por un lado, la ayuda a quienes lo necesitan para su integración -los jóvenes que cocinan- y por otro, servir en un momento de máxima necesidad”. Felipe acababa de terminar sus estudios en Derecho cuando, en el año 2010, Chile fue azotado por un terremoto y un tsunami que cambiaron todos sus planes: “al ver lo que sucedía no pude quedarme quieto y me puse manos a la obra, durante el período de la emergencia organicé acopios de productos de primera necesidad como alimentos, medicinas y ropa para las familias más afectadas”.

Esta experiencia dio un giro a su vida y viajó a El Salvador para acompañar a jóvenes que vivían entre la violencia y las maras. Años más tarde, en el 2017, recaló en CESAL. Desde entonces trabaja en la formación de jóvenes vulnerables.  “Es excepcional lo que estoy viviendo con los chicos en este tiempo. Veo su fuerza; día tras día, se iban superando en su formación y ahora se ponen al servicio de las personas que lo necesitan con una profesionalidad admirable”, concluye Felipe, “personalmente es muy conmovedor porque estoy viviendo de nuevo las sensaciones que tuve atendiendo en la crisis de Chile, donde dio inicio mi vocación, pero en esta ocasión se conjuga con el acompañamiento a jóvenes que ocupa mi vida desde que fui a San Salvador; se podría decir que estoy poniendo en juego lo que durante tantos años la vida me ha enseñado”.

coronavirus; emergencia; salud; CESAL; dona; voluntariado Gastrolab Villaverde Madrid

La mirada expresiva de Vivi transparenta su agradecimiento más profundo. Es colombiana y vino a España para rehacer su vida y la de su familia tras tener que abandonar su país y, más tarde, Argentina. Recuerda con tristeza el camino recorrido con su marido y su pequeño, que ahora tiene 4 años, hasta conseguir estabilizar su vida. El primer año en España lo recuerda como un año terrible. “Como solicitantes de asilo nos ha tocado vivir momentos muy duros. Pero todo cambió cuando nos asignaron una plaza en el centro La Almudena de CESAL. Fue como sentir por fin la luz y el alivio de todo lo que llevábamos de atrás. Estando en el centro conocimos La Quinta Cocina. Ahí encontramos nuestra salvación. Estábamos recibiendo un apoyo muy grande, ahora tenemos amigos y hemos podido empezar a rehacer nuestra vida.” Vivi está muy agradecida y ahora se siente formando parte de una gran familia. “España empezó siendo un diluvio y ha terminado siendo un sol.”

ESCUCHA A VIVIANA

coronavirus; emergencia; salud; CESAL; dona; voluntariado Gastrolab Villaverde Madrid

Sara es la jefa de cocina. Empezó con CESAL en La Quinta Cocina enseñando a los chicos y a las chicas. Tiene oficio en sus manos, en sus consejos, en sus gestos. Las 80 horas semanales que llegó a trabajar en algunos restaurantes le hizo ver que esa no era la vida que quería y encontró su sitio en CESAL. Aprender y enseñar la hace feliz cada día. “Son muchos los jóvenes a los que he formado, pero de todos me llevo aprendizajes nuevos. Sobre todo, cómo son capaces de salir adelante, a pesar de las duras historias que llevan a sus espaldas. Me siento orgullosa cuando veo que salen y son capaces de volar por sí mismos, por eso me alegro cuando acaban su formación y encuentran un trabajo. Además, los lazos que se crean son tan fuertes que no perdemos el contacto. Esto me alegra, pero lo que más me anima es ver cómo han sido capaces de reconducir su vida.”

coronavirus; emergencia; salud; CESAL; dona; voluntariado Gastrolab Villaverde Madrid

James es un joven colombiano de 20 años que vino a España con su pareja buscando un futuro mejor. Su vida no es ni ha sido fácil, aunque sus ojos vivos e inquietos y la pasión con la que se expresa, dejan claro que sabe aprovechar las oportunidades que se le ponen delante, aunque ahora, cuando estaba a punto de iniciar sus prácticas en un restaurante, algo que deseaba con todas sus ganas para acceder a un empleo, llega el coronavirus y le toca esperar de nuevo. Él también tiene que recibir ayuda. No cuenta con recursos para garantizarse su sustento diario y tiene dudas de hacia dónde tendrá que reorientar su futuro ahora que el mundo de la hostelería, para lo que se estaba formando al inicio de la pandemia, tardará en remontar. Pero no se ha permitido lamentarseSu empuje le ha llevado a ponerse a disposición de CESAL. En cuanto leyó el Whatsapp, se ofreció como voluntario. Y allí está desde el primer día. 

coronavirus; emergencia; salud; CESAL; dona; voluntariado Gastrolab Villaverde Madrid

Elena es una voluntaria que nació en Villaverde. Es socia fundadora de Refusion Delivery, una iniciativa social que busca impulsar el espíritu emprendedor de chefs refugiados utilizando la comida como lenguaje universal.  Acogen en prácticas a jóvenes de los cursos de hostelería de CESAL en su restaurante, con el objetivo de que se sigan formando y poder integrarlos más tarde en su plantilla. La pandemia les ha obligado a paralizar su actividad, aunque esperan volver pronto a ofrecer su comida sudanesa, venezolana y siria. Elena es una mujer activa y en cuanto supo de la apertura de las cocinas de Villaverde, no dudó en ponerse en marcha para ayudar a las familias del barrio. “Vengo a colaborar dos veces por semana y me siento muy a gusto. Es un proyecto muy bonito. Me parece muy loable que el Ayuntamiento de Madrid haya pensado en una ONG para poner en marcha este espacio. Comenta que los chicos parecen haber hecho esto toda su vida.  "Todo está muy organizado, son muy activos, se les ve muy autónomos, nunca ves a nadie parado. Que estén aquí habla muy bien de ellos. Son un grupo maravilloso.” Entre risas nos dice que se siente muy bien con los jóvenes "podrían ser mis hijos y algunos, incluso mis nietos. Pero esto me hace sentirme más joven."

Este es el equipo completo que pone manos y humanidad a Gastrolab Villaverde, quienes con su gesto diario y su entrega están alimentando a 1.000 personas, cada día, desde el mes de abril: Pipe, Yoli, Sara, David, Ernesto, Vivi, Cristian, María, Petronela, Michael, Pedro, Mónica, Alma, Johan,  Yoleida, Adolfo, Dani, Salah, Oussama, Reina, Anass, Yuleisy, Ismail, Aplha, Elena, Dancaris, Nour, Ainhoa, Erik, James, Jeimerlin, Moha, Belén, Moustafá, Youseff; Auman; Diana, Issa, Tarek, Elisabeth, Abdellah, Jesuri, Paula, Emmanuel, David, Ángeles, SamiiGricel, Adrián, Diego, Moha; Darián, Anouar, Dachi, Erwin, Fátima, Hamza; Ariana; Yllias, boi y Farah. En el siguiente boletín os acercaremos a nuevos protagonistas. 
 

Hasta aquí la crónica de hoy, que podéis completar leyendo el artículo de Laura Corpa, una periodista que de forma voluntaria ha vivido estos días entre los fogones de Villaverde y la preparación de cajas de alimentos que distribuimos en Tetuán. Laura también se ha conmovido y así de bien lo ha expresado. 

SEGUIMOS COCINANDO 1.000 MENÚS DIARIOS EN VILLAVERDE; 10.000 EN SANTA EUGENIA Y ENTREGANDO ALIMENTOS A MÁS DE 1.200 PERSONAS. MUCHAS FAMILIAS SALEN ADELANTE GRACIAS A TU COLABORACIÓN CON CESAL 

PERO... ¡TE SEGUIMOS NECESITANDO A NUESTRO LADO!

Así nos puedes ayudar:

 Realizando una donación, si todavía no lo has hecho.

 Poniéndonos en contacto con empresas que puedan apoyarnos. Escríbenos a emergenciacovid19_arroba_cesal.org

 Compartiendo nuestro trabajo en redes sociales

Y además...

<< volver