Newsletter

 Buscar
Búsqueda en los contenidos de la web

Búsqueda avanzada

Zona Privada
Acceso al área privada de la web

ONG CESAL
Llámanos!900 242 902Escríbenos
Noticias del año 2016

año 2016

Cosas pequeñitas...

Reproducimos las palabras de Beatriz Toral en el Evento de Cierre del Convenio de 4 años financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo -AECID- impulsado desde el año 2011 en República Dominicana. Beatriz ha sido la responsable de dicho proyecto a lo largo de este tiempo.

Durante las fiestas de navidad del pasado año, viajé a España para celebrar las vísperas con mi familia. Mi padre me pidió muy serio que conversáramos con ese tono que augura preocupación. Nos sentamos y me dijo "Bea, tenemos que hablar", y comenzó a decirme que ya era tiempo de "estabilizarme", de buscar un trabajo fijo, con un sueldo a final de mes y que me garantice una pensión, pero más importante aún, que debía dejar de estar viviendo en un país diferente cada año.

Mi padre hablaba muy enserio. Su discurso vino acompañado incluso de una oferta de trabajo. Trató de convencerme alegando que se trataba de un buen sueldo, que podría vivir más cerca de casa e incluso visitarlos los fines de semana. Mientras escuchaba a mi padre, recordé una frase que leí alguna vez y que decía "Busca un trabajo que te gusta, porque así no tendrás que trabajar ningún día". Así que le hablé a mi padre con toda la sinceridad de la que mi corazón es capaz y le dije que lo que hago es lo que me hace feliz, que lo disfruto como no creo poder disfrutar nada más en la vida, es verdad que no gano mucho dinero, que estoy siempre lejos de mi familia y que vivo en países que no son tan fáciles, pero soy feliz y siento que aporto con mis acciones pequeñitas.

Deseo agradecer a todas las personas que me han acompañado durante este tiempo, porque gracias a ellas yo he sentido que no he tenido que trabajar ni un solo día de los que he pasado en este país. Agradezco a las organizaciones socias Lemba y a Fundasur, porque son unas instituciones increíbles, comprometidas totalmente con la región, con el pueblo y las comunidades. Organizaciones que a pesar de las dificultades siguen adelante, luchan, pelean, creen en lo que hacen, y realmente se merecen todo nuestro reconocimiento. Cuentan además con un grandioso equipo técnico y excelentes personas, con las que cada día he aprendido algo nuevo. Sé que a veces ¨no soy fácil¨ como dicen por aquí, pero siempre me sentí parte de un equipo maravilloso.

A CESAL por darme la oportunidad de vivir esta experiencia y desarrollarme un poquito más, no solo profesional, si no también personalmente.

Y por supuesto les quiero dar las gracias a todos los beneficiarios y beneficiarias, por abrirme las puertas de sus casas y de sus corazones. Cuando llegué salía mucho a campo y me encantaba, porque al final es lo que me da la vida y la fuerza para seguir adelante. Quiero que sepan que cada momento que he pasado con ustedes, desde el día que me fui a recolectar miel, la ocasión en la que me llevaron a sembrar pasto para las ovejas… eso es realmente lo que a mí me anima, me motiva y me empuja adelante para seguir, a pesar de no tener cerca a mi familia, a pesar de llegar sola a los sitios y tener que empezar de cero, pero de verdad que ver lo que ustedes luchan y lo que ustedes hacen, hace que todo merezca la pena.

Termino con otra frase que me gusta mucho de Eduardo Galeano que dice:

"Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo".

Si quieres leer más noticias sobre República Dominicana, haz clic aquí.

<< volver