Newsletter

 Buscar
Búsqueda en los contenidos de la web

Búsqueda avanzada

Zona Privada
Acceso al área privada de la web

ONG CESAL
Llámanos!900 242 902Escríbenos
Noticias del año 2015

año 2015

Un bilbaíno voluntario en Duvergé, República Dominicana

 
Jon Erroteta Duña, de 25 años, es un politólogo bilbaíno especialista en cooperación internacional, que lleva siete meses como voluntario en Duvergé, pueblo dominicano de unos 15.000 habitantes que se encuentra cercano a la frontera con Haití; apoyando fundamentalmente a la Oficina Técnica del Ayuntamiento en la realización de actividades como el presupuesto participativo, el registro de organizaciones sociales, el fortalecimiento de organismos de representación popular, etc. Desde allí nos cuenta su experiencia…
 
Has decidido hacer un voluntariado internacional de la mano de CESAL ¿Por qué quisiste dar este paso?
Tras finalizar en 2013 el master en cooperación internacional que realicé en la Universidad Complutense de Madrid, decidí volver a mi tierra en busca de oportunidades laborales. Afortunadamente, pude trabajar como captador de socios para una ONG durante aproximadamente seis meses. Ciertamente, el retorno a la casa familiar tras seis años viviendo solo en Madrid sumado a la dureza del trabajo como captador (cualquiera que haya desarrollado dicha labor es consciente de ello) y al medio año que estuve en paro, provocó en mí la suficiente frustración como para necesitar buscar lo antes posible una opción que me permitiese realizarme como persona. Para ello, entendía que poder poner en práctica todos los conocimientos que adquirí durante mis seis años de formación académica, resultaba fundamental. Es justo en este momento vital cuando, gracias al servicio de empleo del Ilustre Colegio Nacional de Politólogos y Sociólogos, pude encontrar la oferta del voluntariado que a día de hoy estoy disfrutando.
Sinceramente, por aquel entonces no tenía conocimiento de la existencia de CESAL y fue a partir de la llegada de dicha oferta cuando empecé a conocer el trabajo que desempeñaba esta ONG, sobre todo en el continente latinoamericano. Su labor me resultó muy interesante pero, para ser sincero, dado mi nivel de frustración en aquel momento, con tal de poder realizar algo que tuviese un mínimo que ver con lo que había estudiado, me hubiese ido a donde fuera con quien sea.
Sé que para la presente entrevista resultaría mucho más atractivo que la respuesta a esta pregunta hubiese sido más aduladora con CESAL, pero lo que narro es la verdad y en mi vida procuro que ésta vaya siempre por delante, ya que creo que la verdad es siempre revolucionaria.
¿Cuéntanos dónde estás y qué es lo que haces con CESAL en Duvergé?

Ahora mismo estoy escribiendo desde Duvergé, pueblo dominicano de unos 15.000 habitantes que se encuentra cercano a la frontera con Haití. Es aquí donde desde hace casi cinco años se ejecuta parte del Convenio de la AECID "Apoyo al crecimiento económico sostenido y respetuoso con el medio ambiente de áreas fronterizas de República Dominicana y Haití". Mi labor se desarrolla dentro de dicho Convenio y las acciones concretas que desarrollamos están relacionadas con el apoyo y el acompañamiento técnico a la ejecución del Programa de Desarrollo Municipal y al funcionamiento de la Oficina Técnica Municipal, la realización de un mapeo de actores del municipio, el acompañamiento y la implementación de un Observatorio de Democracia Local, el apoyo y acompañamiento a la implementación del Presupuesto Participativo, el apoyo a la infraestructura y al acceso a servicios, etc.
¿Cómo defines tu experiencia? ¿Cómo ha cambiado tu sensación con respecto al trabajo en estos meses?

Si he de definir mi experiencia con una palabra, ésta sería ENRIQUECEDORA. Tanto en la parte profesional como en la personal, mi experiencia como voluntario de desarrollo local ha supuesto para mí una gran evolución. En el aspecto estrictamente laboral, el hecho de haber podido poner en práctica los conocimientos que adquirí durante mi trayectoria académica, me produce una tremenda satisfacción. Gracias a ello, he podido dejar atrás esa frustración resentida que me acompañó durante meses. Ahora, me siento útil, productivo y funcional, ya que por primera vez en mi vida tengo claro que estoy en el camino correcto y es que, sin lugar a dudas, es en el ámbito de la cooperación donde quiero desarrollar mi carrera profesional.
Obviamente, hay días de trabajo en los que uno acaba cansado, frustrado incluso desilusionado por las diferentes circunstancias de la labor que realizamos, pero incluso en eso días, cuando llego a casa y me acuesto, me siento feliz por estar donde estoy, aquí, en el lugar que creo que me corresponde.
En el aspecto personal, vivo en un constante proceso de aprendizaje, ya que no hay día que me duerma sin saber algo novedoso, lo cual es todo un lujo. Para ello, para poder disfrutar de dicho proceso, uno debe de tener una actitud abierta hacia los demás, se trata de volver a ser como la esponja que uno es durante la niñez. Pero igual de necesario resulta ser crítico, ya que no consiste en absorber toda información o conocimiento sin ningún tipo de filtro, sino en pensar, en el sentido más estricto de la palabra, todo lo que se introduce por primera vez en nuestra cabeza. Pensar, para poder desarrollar nuestras propias ideas.
Hoy día, puedo decir que he crecido como persona, como ser humano. El hecho de poder compartir momentos con personas que viven en la más imperiosa necesidad, que se ahogan en una humildad que no eligieron, creo que me ha ayudado a sentirme más cerca de algo que pienso firmemente que existe, la esencia humana. 
De lo que has vivido del trabajo de CESAL ¿qué es lo que más te sorprende o te llama la atención de nuestro trabajo en Dominicana?

Lo que más me llama la atención del trabajo de CESAL Dominicana es la capacidad que tiene de crear impacto, siendo un equipo tan escueto. Aquí y allí, todos conocemos ONGs que gozan de enormes partidas presupuestarias, de grandes equipos de trabajo y de fuertes máquinas burocráticas, sin embargo, CESAL Dominicana ha logrado hacerse un hueco entre ellas, partiendo de una situación mucho más humilde, tanto en números, como en personas. Este hecho, es el que más me ha llamado la atención y es el que más valoro, ya que supone un buen trabajo y la confirmación de que estamos en la dirección correcta. Por ello, desde aquí felicito a todas y todos los que formaron y forman parte del equipo de CESAL Dominicana. ¡Ánimo compañeros!

<< volver