Newsletter

 Buscar
Búsqueda en los contenidos de la web

Búsqueda avanzada

Zona Privada
Acceso al área privada de la web

ONG CESAL
Llámanos!900 242 902Escríbenos
Noticias del año 2015

año 2015

CHINCHA: el lugar donde aprendí que no hay límite, y trabajando juntos todo puede suceder


Para entender lo que ha supuesto para mí esta experiencia, quizá he de explicar un poquito mejor como llegué hasta ella. Responsable del Departamento de Sistema de Calidad de un laboratorio farmacéutico, desde 2009 durante mis vacaciones de verano realizaba voluntariados en distintos países de América Latina. El primero de ellos, casualidad o causalidad, Perú. 
Llega un momento a finales de 2014, en el que esto no es suficiente y abandono la industria farmacéutica. Decido arriesgar y apostar por dedicar mi tiempo, esfuerzo y entusiasmo en aquello que me llena, en aquello que tiene un impacto social y permite un desarrollo más justo e igualitario de todas las personas. Y de esta forma, comienzo a cursar el Máster en Cooperación y Desarrollo en América Latina en la Universidad Rey Juan Carlos. Como parte del mismo se debía realizar un periodo de prácticas en un Organismo de Cooperación Internacional para el Desarrollo, y así es como llegué a la oficina territorial de CESAL en Chincha (Perú), así es como me uní durante cinco meses como voluntaria a su equipo, así es como pasé a formar parte de esta familia, así es como vuelvo a Perú, el lugar donde nació esa parte de mí, que años después, me hace regresar de nuevo…
Chincha es una provincia costera, que pertenece a la región de Ica y se encuentra ubicada a unos 200 Km al sur de la ciudad de Lima. El trabajo de CESAL aquí, comienza tras el terremoto sucedido en 2007, con el convenio financiado por la AECID “Mejora de la habitabilidad básica y del desarrollo humano de la población afectada por el terremoto de agosto del 2007”. A mi llegada en julio de 2015, dicho convenio se viene desarrollando desde hace más de 5 años, y en la misma oficina territorial, se trabaja también en otro proyecto que tiene una duración de un año y es financiado por Ferrovial : “Dotación de servicios de agua potable y educación sanitaria para familias en situación de vulnerabilidad de la provincia de Chincha”. Me regalaron la oportunidad única de trabajar en los dos y no lo dudé ni un instante. 
Se trata de proyectos diferentes en temática, duración, población beneficiaria…pero en ambos he sentido la esencia e identidad del trabajo de CESAL, un trabajo diario en el que se comparten las necesidades y el sentido de la vida con la población beneficiaria, en el que se parte siempre de lo positivo, incluso en aquellos momentos, como fue el que siguió al terremoto, en los que siendo muy difícil, supieron ayudar a la población a ver, valorar y reforzar lo que tenían y no lo que les faltaba, y siempre sin quedarse donde empieza la historia de cada uno sino mirando hasta dónde puede llegar. 
Una parte importante de mi trabajo allí, ha sido trabajo "de campo", muy cercano a la población beneficiaria y a las instituciones, mediante talleres de fortalecimiento social y comités de ahorro, actividades socio-culturales y de mantenimiento en algunos de los parques que CESAL había construido allí anteriormente, visitas post-construcción a los hogares de las familias, talleres de capacitación técnica en uso y mantenimiento de sistemas de agua potable, actividades formativas con niños y niñas del SET (sala de estimulación temprana) en hábitos saludables…Y todo ello me ha dado muchos momentos, silencios, colores, lágrimas, abrazos, incertidumbres, risas, lucha, encuentros, aprendizajes, en definitiva mucha VIDA…o mejor dicho, muchas lecciones de VIDA.
He compartido una etapa muy importante del equipo de CESAL en Chincha, y ha sido el del cierre del trabajo que han venido desarrollando allí durante tantos años, al tiempo, paradójicamente, que vivía el inicio de un proyecto de vida para mí. Participar en el cierre de ambos proyectos, me ha permitido tener una visión más clara de lo que ha supuesto el trabajo realizado, de su gran impacto e importancia en la vida de las personas de los asentamientos humanos en los que se ha desarrollado. Algunas ahora disponen de un hogar, otras de un parque, o de un salón comunal, las hay que ahora tienen agua y desagüe en sus viviendas, y lo más importante, es que todas ellas tienen un mayor conocimiento en derechos por los que luchar, y confianza en sí mismos para trabajar y crecer.
Quizá lo que más me gustó desde que llegué allí, y con lo que me quedo una vez que he regresado es con la gran implicación de la población, la cual tiene la obligación de aportar siempre una parte, ya sea económica, mano de obra, asistiendo a talleres formativos, para que de esta forma consigan un beneficio. De manera que, el trabajo desarrollado no es en ningún momento asistencialista, y hace que la población se responsabilice de él, sea y se sienta partícipe y parte indispensable del mismo y permite que con el tiempo sea sostenible. Trabajábamos JUNTOS, y eso… es COOPERAR.
Después de estos meses, me reitero en que trabajar en cooperación tiene un plus de responsabilidad, de visión del mundo y de lo humano que en muy pocas tareas profesionales creo que podemos encontrar. Como escuché hace tiempo: "la cooperación tiene que ver con algo que parece olvidado: los ideales, con algo que parece perdido: la pasión y con algo de lo que parece dar vergüenza hablar: el amor". 
 
Escribo esta nota ya en Madrid, tras mi regreso del Perú, cuando me dispongo a preparar una nueva maleta, esta vez rumbo a República Dominicana, para seguir trabajando por la dignidad humana, en este caso por el Derecho Humano al agua y al saneamiento con el equipo de CESAL. Una maleta repleta de ilusión, motivación, agradecimiento, ganas de trabajar, de aprender haciendo, y de seguir compartiendo. 
Como sucede en las combis (transporte que utilizan en Perú para desplazarse de un lugar a otro), el corazón es muy grande, siempre puede ir entrando mucho más, sin llenarse del todo. En 2015, sin duda, el boleto de entrada en él, sin retorno, es para Chincha, para su gente, para su lucha y para su cariño…
Para seguir presentes en estos países, es necesario tener el compromiso de personas como tú
 
ÚNETE A CESAL.
HAZLO AQUÍ

Si quieres leer más noticias sobre Perú, haz clic aquí.

<< volver