Newsletter
 
Búsqueda en los contenidos de la web

Búsqueda avanzada

Zona Privada
Acceso al área privada de la web

ONG CESAL
Llámanos!900 242 902Escríbenos
Estás viendo...

Desarraigo e incertidumbre en el futuro: el drama de las personas refugiadas

Niños refugiados en Líbano

En este Día Internacional de las Personas Refugiadas Amhad te quiere dar testimonio del camino que está recorriendo con la población siria refugiada en el Líbano, de los “muros” que tiene que derribar en su día a día, de las condiciones en las que vive en el campo de refugiados de Majaryoun en el sur del país, de los esfuerzos que su padre y su madre hacen para sacarlo adelante junto a sus hermanos… Lo más importante del trabajo de CESAL es permanecer a su lado ayudándole a encontrar la manera de mantener viva la llama de seguir adelante.

Ayúdanos a ayudar

Miles de niños y niñas como Amhad siguen refugiados en Líbano y necesitan de tu solidaridad para seguir adelante

Actúa ahora - Dona

Tiendas campos de refugiados

En 1951, la Asamblea General de Naciones Unidas designó el 20 de junio como el Día Mundial de las Personas Refugiadas para recordar a millones de personas desarraigadas en todo el mundo. Después de 66 años, es necesario seguir rememorando este día.

En la actualidad, más de 66 millones de personas, 10 millones por encima de lo que suma la población de España y Portugal juntas, se encuentran refugiadas o desplazadas. Se han visto obligadas a abandonar sus hogares como consecuencia de la guerra, la violencia, por ser perseguidas por su pertenencia a una etnia determinada, por sus creencias u opinión política o simplemente por pertenecer a un grupo social determinado.

Los refugiados que tienen como principal meta llegar a Europa provienen principalmente de Oriente Medio, África y Asia. La ruta con más índice de mortalidad es aquella que permite entrar a Europa por el Mediterráneo Central, es decir Libia. De ahí parten muchas de las personas procedentes de Siria que huyen de la guerra desde 2011.

Esta ruta también es la elegida por somalíes, huyendo de 26 años de guerra civil; eritreos; sudaneses; ciudadanos de Republica Centro Africana, Nigeria, Irak y Afganistán, con 35 años de conflictos a sus espaldas.

En este escenario CESAL responde ante la mayor catástrofe humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial y está presente en el Líbano desde el año 2015, para ofrecer una respuesta a aquellas personas que han visto en ese país una posibilidad de sobrevivir.

Tiendas refugiados Líbano

En El Líbano, 1 de cada 4 personas es refugiada y 1 millón de estas es de origen sirio. Se trata de cifras aproximadas, porque muchas no se encuentran registradas.

El Líbano no es país signatario de la Convención sobre el estatuto de los refugiados de 1951, por lo que no garantiza sus derechos. El gobierno del país permite su entrada, pero muchas de sus políticas son hostiles para evitar su permanencia. Una de las consecuencias especialmente relevante es que la legislación, por ejemplo, limita la posibilidad de trabajar de las personas refugiadas sirias.

Este hecho condena a muchas personas a emplearse sin garantías y en condiciones precarias en el mercado informal, cuando es posible. En estas condiciones, las familias sirias se endeudan. Tras seis años de vivir en situación precaria, los recursos y los ahorros se han agotado y a penas pueden cubrir sus necesidades básicas de alimentación, abrigo, medicinas y educación.

La convivencia en el país no es fácil. En ocasiones resulta evidente que el objetivo es mantenerlos al margen. No es extraño ver cómo las tensiones acaban en episodios de violencia, manifestaciones o enfrentamientos. 

AVSI y CESAL trabajan en los asentamientos del Sur de Líbano, a los que siguen llegado nuevas familias cada semana, con el fin de cubrir sus necesidades. Se distribuyen productos básicos, ropa de abrigo, productos de higiene y se organizan actividades educativas y de promoción de la higiene con niños y niñas.

El objetivo es seguir trabajando junto a estos hombres y mujeres, niños y niñas en un momento de incertidumbre que se alarga en el tiempo. El drama de las personas refugiadas es el desarraigo y la incertidumbre sobre el futuro.

Distribución de alimentos y enseres refugiados Líbano

Las personas refugiadas que se instalan en El Líbano procedentes de Siria son aquellas que contaban con menos recursos al estallar la guerra o quienes contaban con la esperanza de volver en un corto espacio de tiempo. Ahora muchos sueñan con empezar una nueva vida en Canadá o en Australia, como si se tratara de tierras míticas donde poder olvidar su miseria y reconstuir sus vidas de nuevo. Cuando una familia es reubicada en otro país, su tienda se queda vacía. Sus vecinos esperan un golpe de suerte. Flavia Chevallard - Cooperante de CESAL en Líbano

Ayúdanos a Ayudar. Reenvía este correo a otras personas y consigue que hagan una donación para las familias refugiadas en El Líbano

 Gracias por ser parte de CESAL. Gracias por ser parte del camino que recorremos con las personas refugiadas.

Actúa ahora - Dona

Mujer refugiada recibiendo ayuda en Líbano

<< volver