Buscar
Búsqueda en los contenidos de la web

Búsqueda avanzada

Zona Privada
Acceso al área privada de la web

ONG CESAL
Llámanos!900 242 902
 
clesp_modal_seguir

Mi compra

carro vacío

Un plato de alimento balanceado: familias, escuelas, comunidad y CESAL

Seguridad Alimentaria

La nostalgia y la alegría son dos ingredientes que rebosan hoy en nuestra mesa; nos embarga la nostalgia al concluir el proyecto “Mejora de la seguridad alimentaria y la adaptación al cambio climático en la Mancomunidad del Sur Oeste de Lempira (MANCOSOL)” que inició en el año 2019, apoyado técnica y financieramente por la Agencia Andaluza de Cooperación para el Desarrollo de la Junta de Andalucía (AACID) y que contra viento y pandemía ha finalizado en marzo de este año. "Del otro lado del plato" nos compensa la alegría de que, las acciones de esta iniciativa se traducen en el bienestar de casi 5,000 niñas y niños, más de 400 mujeres y sus hogares y 80 centros educativos de 6 de las comunidades más pobres y postergadas de la MANCOSOL en el departamento de Lempira, en la región occidente de Honduras.

HUERTOS ESCOLARES: Proteínas y vegetales

Huertos Escolares

CESAL a través de la coordinación con el Comité Municipal de Desarrollo Educativo (COMDE), las escuelas, las madres, padres y el alumnado logró implementar 80 huertos escolares agroecológicos, 24 de estos huertos son de "sistema mixto" que además de vegetales producen proteínas (huevo y peces) tanto para el consumo propio, como para la venta local de los excedentes.

Wendy Melgar tiene 13 años de edad y es estudiante del Centro de Educación Básica Mariano Vásquez de la comunidad de Tambla, Lempira, es parte del "comité del huerto" de su escuela conformado por madres, padres, alumnos y docentes, que incluso durante los meses de cierre de los centros educativos por la COVID-19, dieron mantenimiento a las siembras y repartieron los cultivos entre las familias de cada alumna o alumno; “en mi centro educativo tenemos cultivos y gallinas, nuestra merienda ahora tiene huevito y vegetales ricos, vendemos lo que producimos y con ese dinero podemos comprar materiales para las aulas, la comida de las gallinas y el fertilizante para seguir cultivando… me gustan las actividades del huerto porque las hacemos en equipo estudiantes y maestros”, relata Wendy. 

Cada huerto escolar represente el trabajo coordinado entre las autoridades de la MANCOSOL, el COMDE, CESAL, el Centro Educativo, las madres y padres de familia y las y los alumnos; además del apoyo de actores locales como la Red Descentralizada de Salud que junto al equipo de CESAL brindaba seguimiento a la salud nutricional de los niñas y niñas de cada centro educativo. 

Seguridad Alimentaria Entrega de la Merienda Escolar fortalecida con proteína en el CEB Nuevos Horizontes de la comunidad del El Sitio, Guarita, Lempira.
Huertos Escolares Huerto Escolar de "sistema mixto" (vegetales y proteína) en el CEB Alfonzo Pineda de Portillo San Lucas, Tambla, Lempira
Seguridad Alimentaria Merienda escolar fortalecida para el consumo de proteína a base de huevo.
Seguridad Alimentaria Padres y docentes del Centro Educativo SAT Pedro Nufio de la comunidad de Canguacota del municipio de Cololaca, Lempira
Seguridad Alimentaria "Comité del huerto" del CEB Doctor Miguel Paz Barahona, durante la entrega de la cosecha de la piscifactoría (tilapia) a padres, madres y estudiantes del centro educativo, posteriormente al confinamiento de la COVID-19.
Huertos Escolares Cultivo de tilapia roja en el CEB Pedro Nufio de Tierra Blanca, Valladolid, Lempira
Seguridad Alimentaria Personal de CESAL dando seguimiento al impacto en la mejora de la calidad nutricional en los centros educativos, a través de la medición del IMC mediante la toma de peso y talla a las y los estudiantes.

HUERTOS FAMILIARES Y ESTRUCTURAS DE GOBERNABILIDAD EN MATERIA DE ALIMENTACIÓN ESCOLAR Y CAMBIO CLIMÁTICO

Huertos familiares

Con esta iniciativa, CESAL extendió su cobertura a 12 comunidades de los 6 municipios más vulnerables de la MANCOSOL, trabajando con 436 mujeres que implementaron y desarrollaron su propio huerto familiar. De forma características, 68 de estas mujeres se encontraban en estado de embarazo y a través de la coordinación con la Red Descentralizada de Salud, se trabajó con ellas en "círculos de embarazadas" para la educación y el fomento de buenos hábitos alimenticios, formación técnica en envasado de productos, derivados de la soya y la miel, entre otros temas que les ayuden a alcanzar otros medios de vida.

Es importante destacar, que todos los huertos fueron certificados por las Unidades Municipales de Ambiente (UMAS) como ambientalmente sostenibles.

Cada uno de los componentes de este proyecto constituyen un ingrediente de balance a nuestro a “plato alimenticio”, es por ello que en el marco de este proyecto, a nivel comunitario y como mecanismo de incidencia política para la generación de cambios estructurales,

COMDE

CESAL trabajó directamente con el COMDE de las comunidades de Tambla, San Juan Guarita, Tomalá, Valladolid, Cololaca y Guarita, para la formulación de planes de acción y presupuestos destinados a la supervisión de la seguridad alimentaria y la resiliencia frente al cambio climático a través de los Centros Escolares; estos planes fueron presentados ante las municipalidades, que aprobaron la asignación presupuestaria para llevarlos a cabo a partir del próximo año, situación que será posible através de la veeduría y gestión directa de las comunidades y sus autoridades.

Para don Oscar Cartagena, Técnico Municipal de Educación, haber trabajado junto a CESAL y la MANCOSOL, así como con la Red de Salud, las Unidades Municipales de Ambiente (UMAs) y otras organizaciones locales aliadas, “siempre es importante trabajar en equipo para lograr el desarrollo… el fortalecimiento de la merienda escolar impacta en el desempeño académico de los niños, poner un plato de comida en comunidades donde las dificultades son grandes y donde algunos niños llegan a la escuela sólo con una taza de café en su estómago es vital... El aprendizaje que los niños adquieren, lo siguen replicado en los hogares, por eso es importante que se siga trabajando en este tipo de proyectos”.  

Luego de 2 años, muchos vegetales, peces, huevos, COVID-19 y todo el esfuerzo de las personas de la MANCASOL, en CESAL seguimos creyendo que no está en cuarentena la necesidad de trabajar por mejorar la alimentación y la vida de las personas.

<< volver