Newsletter
 
Búsqueda en los contenidos de la web

Búsqueda avanzada

Zona Privada

Acceso al área privada de la web

ONG CESAL
Llámanos!900 242 902Escríbenos
Mozambique

Mozambique

Estás viendo...

Entrevista de Laura Barreto, voluntaria de CESAL en Mozambique

Laura Barreto, licenciada en administración y dirección de empresas, tras concluir su estudio sobre el microcrédito como estrategia de desarrollo en la Universidad de Salamanca, se unió al equipo de CESAL como voluntaria de cooperación al desarrollo durante nueve meses para promover el emprendimiento empresarial en Mozambique.

¿Cómo comenzó tu aventura como voluntaria?
 
En Junio de 2014 me seleccionaron para una beca concedida por la Oficina de Cooperación de la Universidad de Salamanca para colaborar en el terreno con CESAL en un proyecto para fortalecer el tejido emprendedor en el municipio de Matola, en Mozambique. Además de la motivación que me suponía trabajar en terreno, también constituía la oportunidad perfecta para poner en práctica lo aprendido y comenzar mi carrera cómo cooperante internacional.
¿Cómo asumiste la tarea que tenías por delante?
 
Cuando una toma la decisión y se prepara para ir a países en vías de desarrollo, para aprender de la labor de los cooperantes y colaborar en proyectos, a de asumir que cambiar el mundo es un gran cometido que depende de pequeñas obras, y los nueve meses que pasaría en Mozambique constituían una oportunidad única para contribuir con la obra de CESAL, a la vez que desarrollaba habilidades para hacer de este un mundo mejor y más justo.
¿En qué ha consistido tu labor?
 
El proyecto pretendía fortalecer las iniciativas de microemprendedores en Matola, un municipio cercano a la capital de Mozambique, que destaca por ser uno de los núcleos industriales más importantes del país. Nuestra labor allí consistía en apoyar a la comunidad aportando el conocimiento y las herramientas necesarias.
 
Una vez me consignaron tareas específicas, me uní al equipo de CESAL de quienes aprendí cómo enfrentarme a las situaciones que me surgían, y a la hospitalaria población de Matola, quienes me demostraron las ganas que tenían de asumir el control de su propio destino y convertirse en los protagonistas de su desarrollo.
¿Cómo ha influido tu trabajo en tu aprendizaje?
 
Sin duda he desarrollado destrezas, desde que llegué. El equipo se preocupó por enseñarme a gestionar proyectos y me animaron a sumergirme en muchos aspectos de la cooperación que desconocía. Durante estos meses he puesto en práctica mis conocimientos y alcanzado la experiencia que necesitaba para enfrentarme a nuevos retos.
¿Con qué te quedarías de Mozambique?
 
De Mozambique me quedo con los colores, la musicalidad, la diversidad de su naturaleza y su cultura. Pero sobretodo me quedaría con el positivismo y el optimismo con que los mozambiqueños enfrentan el día a día, con la cercanía y la hospitalidad y el respeto que tienen a las personas mayores que tanto echamos en falta en nuestra sociedad. También con mis compañeros en terreno y a CESAL, por brindarme la oportunidad y la confianza que necesitaba para convertirme en cooperante internacional.

<< volver

Entidades colaboradoras